This content is not available in your region

Lagarde pide a los miembros del BCE que contengan críticas y filtraciones -fuentes

El BCE tiene margen para 2 ó 3 subidas de tasas este año -Kazaks
El BCE tiene margen para 2 ó 3 subidas de tasas este año -Kazaks   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022   -  
Por Reuters

<div> <p>Por Balazs Koranyi y Francesco Canepa</p> <p><span class="caps">WASHINGTON</span>, 22 abr – La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, dijo a los responsables de la política monetaria que se abstengan de expresar sus opiniones discrepantes sobre las decisiones durante varios días, una medida que, según los críticos, obstaculiza su capacidad para presentar una visión honesta del debate, dijeron las fuentes.</p> <p>Lagarde se comprometió a llegar a un consenso cuando asumió el cargo más alto del <span class="caps">BCE</span> a finales de 2019 después de un agitado final de la presidencia de Mario Draghi.</p> <p>Pero ha tenido que lidiar con la disidencia de los partidarios de una política monetaria agresiva -que consideran que la postura del banco es demasiado blanda en un momento de inflación récord en la zona del euro- y con las persistentes filtraciones sobre los entresijos de su debate interno.</p> <p>Lagarde ha pedido a los responsables de la política monetaria del <span class="caps">BCE</span> que presenten al público la opinión mayoritaria de la institución tras su toma de decisiones, que se publican los jueves, y que se guarden las opiniones “personales” hasta el lunes siguiente, según cuatro fuentes con conocimiento directo del asunto.</p> <p>Las directrices, que no se someten a una votación formal en el consejo de gobierno que fija los tipos de interés, también ordenan a los responsables de política monetaria que no filtren a la prensa los detalles del debate interno, dijeron las fuentes a Reuters.</p> <p>Un portavoz del <span class="caps">BCE</span> declinó hacer comentarios.</p> <p>Las nuevas directrices son informales y se limitan a expresar las expectativas de Lagarde, lo que significa que los dirigentes monetarios no se enfrentan a represalias por desviarse de ellas.</p> <p>Pero parece que están dejando huella.</p> <p>El <span class="caps">BCE</span> dijo el jueves pasado que pondrá fin a su programa de compra de bonos en el tercer trimestre y que subirá los tipos de interés algún tiempo después.</p> <p>Los miembros más agresivos del consejo de gobierno, como el alemán Joachim Nagel y el belga Pierre Wunsch, esperaron hasta esta semana para pedir un ritmo más rápido de endurecimiento, al igual que el holandés Klaas Knot tras la reunión de febrero.</p> <p>Los dirigentes monetarios de los países más ricos del norte del bloque se han opuesto a menudo a la política monetaria ultra laxa del <span class="caps">BCE</span> en los últimos años, pero con el fin de los estímulos a la vista, los países más pobres del sur se encuentran en minoría.</p> <p>Los críticos afirman que las nuevas directrices reducen de hecho la voz de los disidentes porque se les pide que hablen sólo después de que el ciclo de noticias haya avanzado, por lo que tendrán dificultades para llegar a su público objetivo.</p> <p>También dicen que las directrices son contraproducentes porque incentivan a los responsables de política monetaria a compartir sus opiniones con los periodistas mientras declinan ser nombrados.</p> <p>“¿Quieren filtraciones? Porque así es como se consiguen”, dijo una de las fuentes, que pidió no ser nombrada. “Si la gente no puede hablar abiertamente, seguirá hablando, pero utilizando otros canales”.</p> <p>La medida también ha sorprendido a muchos, ya que el <span class="caps">BCE</span> diseñó una nueva estrategia de comunicación justo el año pasado, tras una revisión de 18 meses, y estas restricciones no se debatieron entonces.</p> <p>Los partidarios de la petición de Lagarde dicen que las críticas filtradas poco después de las reuniones debilitan las decisiones y siembran la duda, por lo que unos días más simplemente permiten al público entender y aceptar el resultado.</p> <p>“Una vez que tomamos una decisión, debemos mantenerla, incluso si algunos de nosotros teníamos opiniones diferentes”, dijo otra fuente. “El problema es que es fácil de decir pero casi imposible de aplicar”.</p> <p>Draghi se había enfrentado a los miembros más agresivos del <span class="caps">BCE</span> al final de su presidencia en 2019, por su insistencia en una política ultra laxa de tipos de interés negativos y compras masivas de bonos.</p> <p>Pero Lagarde había comenzado con una táctica diferente, incluso llevando a sus colegas a retiros de compenetración fuera de Fráncfort y abriendo la estrategia del <span class="caps">BCE</span> para su revisión.</p> <p>En el caso de la Reserva Federal de Estados Unidos tan sólo el presidente puede hablar públicamente durante un día y medio después de las decisiones, para que los mercados puedan digerir la información. Sin embargo, los críticos no están llamados a defender o presentar una opinión mayoritaria.</p> <p/> </div>