This content is not available in your region

Elon Musk, el hombre de hierro, hace una nueva apuesta con las baterías de Tesla

EXCLUSIVA-Tesla suspende el plan de entrar en India ante el desacuerdo sobre aranceles -fuentes
EXCLUSIVA-Tesla suspende el plan de entrar en India ante el desacuerdo sobre aranceles -fuentes   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022   -  
Por Reuters

<div> <p>Por Hyunjoo Jin y Paul Lienert</p> <p>27 abr – Las ganancias y los precios de Tesla acapararon los noticias la semana pasada, pero un hecho posiblemente crucial para el sector de los automóviles pasó casi desapercibido.</p> <p>El pionero de los autos eléctricos estadounidense reveló que casi la mitad de los vehículos que ensambló en el primer trimestre estaban equipados con baterías de litio-fosfato de hierro (<span class="caps">LFP</span>), más baratas que las celdas basadas en níquel y cobalto que dominan en Occidente.</p> <p>La revelación, eclipsada por los ingresos de 19.000 millones de dólares del fabricante de automóviles y la oferta de Elon Musk en Twitter, fue la primera vez que Tesla da a conocer datos tan concretos sobre la composición de sus baterías.</p> <p>Fue una fuerte señal de que las celdas electrolíticas basadas en el hierro están empezando a ganar atractivo en el mundo, en un momento en que el níquel ha sido golpeado por las preocupaciones de suministro debido a la guerra de Rusia <del>el principal productor</del> en Ucrania. Además, el cobalto ha estado en entredicho por los reportes sobre las peligrosas condiciones de las minas artesanales en la República Democrática del Congo.</p> <p>Tesla no es la única que apuesta a que las baterías <span class="caps">LFP</span>, ya populares en China, puedan abrirse paso en los mercados occidentales.</p> <p>Más de una docena de empresas están estudiando la posibilidad de establecer fábricas de baterías y componentes de <span class="caps">LFP</span> en Estados Unidos y Europa en los próximos tres años, según un estudio de Reuters sobre el panorama para los vehículos eléctricos (EV) y entrevistas con varios agentes del sector.</p> <p>* Cuadro informativo adjunto sobre los planes para fabricación: [L6N2WP08A]</p> <p>“Creo que el fosfato de hierro y litio tiene una nueva vida”, dijo Mujeeb Ijaz, fundador de la empresa estadounidense de baterías Our Next Energy, que dice estar buscando un centro de producción en Estados Unidos. “Tiene una ventaja clara y de largo plazo para la industria del vehículo eléctrico”.</p> <p>Ijaz ha trabajado en este campo el tiempo suficiente como para ver cómo una tecnología que no logró imponerse en Estados Unidos hace una década cobra un nuevo impulso. Fue director de tecnología de A123, de Michigan, uno de los primeros productores de baterías <span class="caps">LFP</span> que quebró en 2012 y fue adquirido por una empresa china.</p> <p>Ijaz y otros promotores de las <span class="caps">LFP</span> citaron la relativa abundancia y los precios más baratos del hierro como un factor clave que empieza a compensar los inconvenientes que han frenado la adopción de las células <span class="caps">LFP</span> en todo el mundo: son más grandes y pesadas, y generalmente conservan menos energía que las células <span class="caps">NCM</span>, lo que les da una menor autonomía.</p> <p>Sin embargo, hay que subir una enorme montaña.</p> <p>La química <span class="caps">LFP</span> ha representado sólo el 3% de las baterías para vehículos eléctricos en Estados Unidos y Canadá en 2022, y el 6% en la Unión Europea, mientras que las células de níquel-cobalto-manganeso (<span class="caps">NCM</span>) han supuesto el resto, según datos de Benchmark Mineral Intelligence (<span class="caps">BMI</span>).</p> <p>La carrera es mucho más reñida en China, donde el <span class="caps">LFP</span> tiene el 44% del mercado de los vehículos eléctricos frente al 56% del <span class="caps">NCM</span>.</p> <p>Podría ser un camino largo y difícil para los fabricantes occidentales de células de <span class="caps">LFP</span> que quieran prosperar frente a sus rivales de China, que representa alrededor del 90% de la producción mundial.</p> <p>Una preocupación de corto plazo para estas empresas, según el director de datos de <span class="caps">BMI</span>, Caspar Rawles, es la continua dependencia de los proveedores chinos para los materiales refinados.</p> <p>Las celdas de <span class="caps">LFP</span> también contienen más litio que sus rivales de <span class="caps">NCM</span>, y los expertos del sector temen que la ventaja histórica de las baterías basadas en el hierro, por ser más baratas de producir, pueda verse mermada e incluso borrada por el aumento del costo del metal.</p> <p>¿SIN <span class="caps">SALIR</span> DE <span class="caps">LOS</span> ÁNGELES?</p> <p>Tesla lleva utilizando <span class="caps">LFP</span> en algunas versiones básicas de su Model 3 fabricadas en Estados Unidos desde el año pasado, ampliando el uso de la tecnología fuera de China, donde hace unos dos años empezó a usar en algunos Model 3 baterías <span class="caps">LFP</span> de <span class="caps">CATL</span> de China, el mayor fabricante de baterías para vehículos eléctricos del mundo.</p> <p>Sin embargo, dado el dominio histórico de las baterías basadas en níquel y cobalto en Estados Unidos, la magnitud del uso de células <span class="caps">LFP</span> por parte de Tesla en el primer trimestre de 2022 <del>instaladas en unos 150.000 autos producidos</del> tomó por sorpresa a algunos analistas y especialistas en baterías.</p> <p>Tesla no respondió a una solicitud de comentarios.</p> <p>Mitra Chem, cofundada por el antiguo director de la cadena de suministro de baterías de Tesla, Vivas Kumar, está trabajando en la fabricación de materiales para baterías <span class="caps">LFP</span>, inicialmente en California. Kumar dijo que esperaba que los precios del níquel sigan siendo volátiles debido a los problemas en la cadena de abastecimiento.</p> <p>“La mejor póliza de seguro que tienen los fabricantes de automóviles (…) es incorporar más cátodos a base de hierro en su cartera”, añadió.</p> <p>La empresa estadounidense de vehículos eléctricos Fisker, que planea usar baterías de <span class="caps">LFP</span> en sus <span class="caps">SUV</span> de gama baja, tiene previsto abastecerse de células de <span class="caps">CATL</span>. Sin embargo, su presidente ejecutivo, Henrik Fisker, dijo que estaba en conversaciones con proveedores de baterías fabricadas en Estados Unidos, Canadá o México a partir de 2024 o 2025.</p> <p>El abastecimiento local es importante porque el envío de los pesados paquetes desde Asia es caro, especialmente para los vehículos de bajo costo y gran volumen, según Fisker. Además, no es respetuoso con el medio ambiente, añadió el presidente ejecutivo, que confía en que habrá un lugar importante para las baterías de <span class="caps">LFP</span> en la oferta global de vehículos eléctricos.</p> <p>“(Si) nunca salgo de Los Ángeles, nunca salgo de San Francisco, nunca salgo de Londres (…) Creo que ahí es donde el <span class="caps">LFP</span> es realmente útil”, dijo sobre los propietarios de vehículos eléctricos urbanos que recorren distancias más cortas.</p> <p>Otros fabricantes de automóviles de gama alta también están estudiando la química tras el estallido de la guerra de Ucrania, como Audi, de Volkswagen,, que no ha usado antes baterías <span class="caps">LFP</span>.</p> <p>“Es muy posible que veamos las baterías <span class="caps">LFP</span> en una mayor parte de la flota a medio plazo”, dijo el presidente ejecutivo de Audi, Markus Duesmann, en marzo. “Después de la guerra, surgirá una nueva situación; nos adaptaremos a ella y elegiremos las tecnologías y especificaciones de las baterías en consecuencia”.</p> <p>El jefe de compras de <span class="caps">BMW</span>, Joachim Post, en, también dijo recientemente que la empresa estaba examinando las ventajas de la <span class="caps">LFP</span>. “Estamos estudiando diferentes tecnologías para minimizar el uso de recursos y también estamos estudiando la optimización de la química”, añadió.</p> <p><span class="caps">SIN</span> <span class="caps">METER</span> LA <span class="caps">PATA</span></p> <p>Entre sus ventajas, las celdas <span class="caps">LFP</span> suelen presentar menos riesgo de incendio que las <span class="caps">NCM</span> y pueden cargarse continuamente sin perder tanto rendimiento durante de la vida de la batería.</p> <p>A medida que el mercado mundial de los vehículos eléctricos se expande, se espera que esta química se introduzca en más vehículos comerciales y de consumo básicos en los que una mayor autonomía no es tan importante.</p> <p>Sin embargo, los obstáculos para la adopción generalizada de las pilas <span class="caps">LFP</span> incluyen la búsqueda de soluciones para mejorar la densidad energética <del>reduciendo así el tamaño y el peso</del> y la lucha contra el creciente costo del litio. </p> <p>Vínculo al gráfico: https://tmsnrt.rs/3MRa9er</p> <p>Mientras tanto, la construcción de plantas y el aumento de la producción de <span class="caps">LFP</span> en Estados Unidos y Europa llevará tiempo, lo que subraya el reto que supone para los gobiernos occidentales reducir la dependencia de China.</p> <p>Las nuevas empresas estadounidenses se enfrentan a una ardua batalla para competir con <span class="caps">CATL</span> (Contemporary Amperex Technology Ltd), que cuenta con el apoyo de las subvenciones del Gobierno chino y suministra células <span class="caps">LFP</span> a Tesla, entre otros.</p> <p>“Tiene que ser una fabricación disciplinada, sin meteduras de pata”, dijo Bob Galyen, antiguo director de tecnología de <span class="caps">CATL</span> que ahora encabeza una consultora de baterías, Galyen Energy</p> <p>“Una empresa en Estados Unidos no tiene que preocuparse por los problemas geopolíticos que tienen actualmente China y Estados Unidos”, añadió.</p> <p/> </div>