El tipo de sangre puede afectar al riesgo de sufrir un ictus antes de los 60 años, según un estudio

Access to the comments Comentarios
Por Nicole Lin Chang
¿Puede su grupo sanguíneo predecir el riesgo de sufrir un ictus?
¿Puede su grupo sanguíneo predecir el riesgo de sufrir un ictus?   -   Derechos de autor  Canva

Las personas con sangre del tipo A pueden tener un mayor riesgo de sufrir un infarto cerebral antes de los 60 años, en comparación con otros grupos sanguíneos, han descubierto los investigadores.

En cambio, las personas con sangre del tipo O tienen menos probabilidades de sufrir un ictus de aparición temprana, según el nuevo metaanálisis.

La investigación fue llevada a cabo por un equipo dirigido por científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos, que estudió la relación entre características genéticas como el grupo sanguíneo y su relación con el ictus.

Para ello, examinaron los datos de 48 estudios genéticos sobre accidentes cerebrovasculares isquémicos en adultos de entre 18 y 59 años. Los accidentes cerebrovasculares isquémicos están causados por una obstrucción del flujo sanguíneo al cerebro.

En total, los estudios incluyeron unos 17.000 pacientes con ictus y casi 600.000 controles sanos que nunca habían sufrido un ictus.

"Nos interesaba tratar de identificar los determinantes genéticos del ictus", explicó a Euronews Next el coinvestigador principal del estudio, Braxton Mitchell.

"En el caso del ictus, sabemos desde hace tiempo que hay un gran componente ambiental, pero también hay un componente genético", dijo Mitchell, que es profesor de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland.

Para profundizar en este aspecto, él y sus colegas analizaron los perfiles genéticos de las personas y acabaron encontrando una relación entre el ictus de aparición temprana y la zona del cromosoma que incluye el gen que determina el grupo sanguíneo de una persona.

Los seres humanos tienen cuatro grupos sanguíneos principales, A, B, AB y O, y el grupo sanguíneo de una persona está determinado por los genes que hereda de sus padres. El grupo sanguíneo O es el más común.

Los investigadores descubrieron que las personas que habían sufrido un ictus temprano tenían más probabilidades de pertenecer al grupo sanguíneo A y menos al grupo sanguíneo O, en comparación con las personas que habían sufrido un ictus tardío y las que nunca habían tenido un ictus.

"Tener el tipo de sangre A aumenta el riesgo de sufrir un ictus de aparición temprana en un 16%, pero sólo en un 5% en el caso de un ictus de aparición tardía", dijo Mitchell.

"Si se tiene el tipo de sangre O, se tiene un 12% menos de probabilidades de sufrir un ictus de aparición temprana, en comparación con sólo un 4% menos de probabilidades de sufrir un ictus de aparición tardía".

El aumento del riesgo de ictus es muy modesto

Sin embargo, aunque los investigadores encontraron una relación entre el grupo sanguíneo A y el riesgo de sufrir un ictus de aparición temprana, subrayaron que el aumento del riesgo era muy modesto.

Hay otros factores de riesgo de ictus mucho más importantes, como la hipertensión y el tabaquismo, por ejemplo. Así que si queremos reducir el riesgo de ictus, esos son realmente los factores a los que deberíamos prestar atención.
Braxton Mitchell
Co-investigador del estudio, Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland

Subrayan que las personas con sangre del tipo A no deben preocuparse por sufrir un ictus de aparición temprana, ni someterse a pruebas médicas o de cribado adicionales en función de este hallazgo.

"Desde el punto de vista clínico, no debería preocuparnos que nuestros tipos de sangre nos pongan en alto riesgo de sufrir un ictus", afirma Mitchell.

"Hay otros factores de riesgo de ictus mucho más importantes, como la hipertensión y el tabaquismo, por ejemplo. Así que si queremos reducir el riesgo de ictus, esos son los factores a los que deberíamos prestar atención".

Y añadió: "Dicho esto, lo que nos preguntamos es si el hecho de tener esos factores de riesgo, y además tener el tipo de sangre A, ¿hace que esos factores de riesgo sean aún más potentes? Todavía no lo sabemos. Pero es una de las cosas que estamos estudiando".

Todavía no está claro por qué el grupo sanguíneo A confiere este mayor riesgo, pero los investigadores creen que podría tener algo que ver con los factores de coagulación de la sangre.

Otros estudios han sugerido que las personas con el grupo sanguíneo A tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar coágulos de sangre en las piernas, lo que se conoce como trombosis venosa profunda.

"Este tipo de antecedentes favorables a la coagulación que supone tener el grupo sanguíneo A, probablemente te pone en mayor riesgo de padecer enfermedades relacionadas con la coagulación, de las cuales el ictus es una de ellas", dijo Mitchell.

Una de las limitaciones del análisis fue la relativa falta de diversidad entre los participantes, la mayoría de los cuales eran de ascendencia europea.

"Todos tenemos variantes genéticas diferentes, y las variantes genéticas tienden a agruparse dentro de los distintos grupos de ascendencia", dijo Mitchell.

"Así que podemos estar pasando por alto algunas variantes importantes al observar sólo una pequeña representación de grupos de ascendencia".

El grupo sanguíneo está relacionado con el riesgo de padecer otras enfermedades

No se trata sólo del riesgo de sufrir un ictus: otras investigaciones han sugerido la existencia de vínculos entre el grupo sanguíneo y el riesgo de padecer otras enfermedades.

Por ejemplo, un estudio realizado por científicos de la Escuela de Salud Pública de Harvard descubrió que las personas con los tipos de sangre A, B o AB tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades coronarias que las personas con el tipo de sangre O.

Las personas con el tipo de sangre más raro, el AB, son las que tienen un mayor riesgo.

Otros estudios han sugerido que las personas con sangre del tipo A tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de estómago, en comparación con las de otros tipos de sangre.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, aunque los estudios han demostrado que existe una relación entre el tipo de sangre y determinadas condiciones de salud, todavía no conocemos realmente las causas de estas relaciones.

Así pues, si tienes sangre del tipo A, ¿hasta qué punto deberías preocuparte?

Una persona no puede realmente cambiar su tipo de sangre, señala Mitchell. Y hay otros factores de riesgo de ictus que están más bajo el control de la persona, como los hábitos de nicotina, la presión arterial, el consumo de alcohol y la cantidad de ejercicio.

"Yo diría que no hay que preocuparse en absoluto", dice Mitchell. "Yo pensaría en estos otros factores de riesgo modificables y me centraría en ellos, porque no sólo son factores de riesgo de ictus, sino que son factores de riesgo de enfermedades cardíacas y cánceres, etc.".

Un "gran paso" para ayudar a reducir el riesgo de ictus

Clare Jonas, de la organización benéfica británica Stroke Association, comentó los resultados como un "gran paso" hacia un mejor control de los factores de riesgo de sufrir un ictus en una fase temprana.

"La mayoría de los accidentes cerebrovasculares se producen en personas mayores, debido a razones que conocemos habitualmente, como la hipertensión arterial, el engrosamiento de las arterias o la fibrilación auricular", explicó Jonas, responsable de comunicación e investigación de la Stroke Association, que ofrece apoyo a quienes han sufrido un accidente cerebrovascular.

"Las causas de los accidentes cerebrovasculares en los adultos jóvenes no se conocen tan bien, por lo que son más difíciles de prevenir", dijo en un comunicado.

"Todavía no sabemos por qué las personas con el tipo de sangre A pueden tener un mayor riesgo de sufrir un ictus temprano. Esto significa que aún no podemos desarrollar prevenciones específicas para el ictus precoz".

"Sin embargo, esta investigación es un gran paso para ayudar a los profesionales sanitarios a determinar quiénes se beneficiarían más del control de otros factores de riesgo y de las intervenciones que se les ofrecen para ayudar a reducir el riesgo", añadió.