This content is not available in your region

Gran Premio de Relojería de Ginebra o el certamen por excelencia del mundo de la alta relojería

Access to the comments Comentarios
Por Cyril Fourneris  & Euronews
Gran Premio de Relojería de Ginebra o el certamen por excelencia del mundo de la alta relojería
Derechos de autor  euronews   -  

En el deporte, están los Juegos Olímpicos. En el cine, están los Óscar... Para los relojes, está el Gran Premio de Relojería de Ginebra. Cada año, este concurso pone de relieve las innovaciones del sector y premia a los más destacados.

Los relojes en liza están expuestos en la ciudad suiza desde el martes, 1 de noviembre, antes de la esperada ceremonia de entrega de premios.

Los ganadores de esta 22ª edición se anunciarán el 10 de noviembre en el Théâtre du Léman, en Ginebra. Noventa relojes optan a uno de los veinte galardones del jurado; entre ellos, el prestigioso ‘Gran Premio Aguja de Oro’. ¿Cuáles son las innovaciones desarrolladas por los relojeros? Para averiguarlo, el periodista de Euronews, Cyril Fourneris, va al cantón del Jura, en Suiza, la cuna de la alta relojería.

Fue en sus paradisíacos valles donde, en 1884, se fundó Breitling, el pionero del cronógrafo moderno. La compañía fabrica unos 200 000 relojes al año. La marca presenta en Ginebra cuatro piezas, entre ellas, dos nuevas versiones del emblemático Navitimer. El reloj de buceo Superocean también ha sido rediseñado por una nueva generación de diseñadores, encargados de llevar la herencia de la marca hacia el futuro.

"Nuestro objetivo es reunir todo el patrimonio de Breitling, y extraer las piezas más icónicas, para construir la gama actual de Breitling. Estamos rodeados de coleccionistas e historiadores que nos guían por los meandros de lo que se ha hecho. ¡Casi 140 años de historia son excepcionales! Así que, nos ocupamos de sacar las piezas de archivo, de tratar de entenderlas, de analizarlas... las llevamos puestas, y una vez que hemos entendido el ADN de la pieza, los valores de la marca, de Breitling, podemos empezar a diseñar desde la perspectiva de la marca", declara Sylvain Berneron, director creativo de Breitling.

Más allá del diseño, el fabricante de relojes se ha propuesto una nueva misión: lograr la neutralidad en carbono y favorecer el uso de ‘materiales responsables’.

"Cubrimos nuestras actividades a través de nuestros cinco pilares: producto, planeta, personas, progreso y prosperidad. Ahí se ven los resultados de nuestro trabajo, para involucrar a nuestros proveedores a lo largo de la cadena de valor, con el fin de abordar, realmente, nuestro impacto medioambiental como empresa, y para involucrar a nuestro personal, también, en la sostenibilidad", afirma Aurelia Figueroa, responsable de sostenibilidad de Breitling.

Un poco más lejos, en La Chaux-de-Fonds, la meca de la relojería, se encuentra otra marca destacada: TAG Heuer. Fundada en 1860, la compañía tiene cuatro piezas seleccionadas este año. Una de ellas es el nuevo modelo Mónaco, muy popular entre los aficionados al mundo del motor... Otra pieza es el modelo Aquaracer, con el que podemos sumergirnos hasta una profundidad de 1 000 metros. Son ‘joyas de precisión tecnológica’, que forman parte del ADN de la empresa.

"En TAG Heur, TAG significa 'tecnología de vanguardia'. Así que, la vanguardia está en todas partes. Respiramos vanguardia. En todos los departamentos, sentirás ese espíritu vanguardista, que es aún más pronunciado en nuestro departamento llamado ‘Instituto’, lugar que se dedica a la innovación. Imaginamos, creamos, redactamos la innovación y todas las etapas que llegarán para la empresa. A esta vanguardia se une, siempre, la búsqueda de calidad y rendimiento; diseños de autor, y siempre, un espíritu creativo", señala Maria Laffont, vicepresidenta de Producto y Diseño de TAG Heuer.

En el famoso ‘Instituto’ se concibió el modelo Carrera Plasma. Para este reloj, el carbono, apreciado por el relojero, se ha convertido en un diamante; un diamante sintético, una primicia en la relojería.

"Un diamante tarda entre 1 000 y 3 000 millones de años en ‘crecer’. Este, lo cultivamos en el laboratorio y obtenemos piedras que cuentan, exactamente, con las mismas especificidades que los diamantes naturales, pero obtenidas de una manera mucho más rápida, gracias a la tecnología. Esto nos permite acceder a perspectivas de diseño diferentes, y disruptivas", explica Carole Kasapi, directora del departamento de Movimientos de piezas mecánicas, de TAG Heuer.

Si todos estos relojes son reconocidos, es porque han sido seleccionados a través de rigurosas etapas por los miembros de la Academia del GPHG. Cientos de entendidos del sector garantizan los valores del ‘Gran Premio’.

"Este 2022 representa la consagración del sistema de la Academia, con 650 académicos que participan en todo el proceso de selección. La creamos en 2020, hoy contamos con 650 miembros, y mi objetivo es llegar a los 1 000 académicos en 2025. Esto, también, nos ha permitido definir los principios institucionales del ‘Gran Premio’, es decir, la neutralidad e imparcialidad del proceso de selección. Se trata de universalidad, de la apertura a todos los relojes del mundo, no solamente a los suizos. Y, por último, está la solidaridad, el hecho de animar a todas las marcas, incluso a las que creen que no lo necesitan, a participar en el Gran Premio de Relojería de Ginebra", declara Raymond Loretan, presidente de la Fundación GPHG.

El veredicto está en manos de los treinta miembros del jurado de la Academia. Se anunciará este próximo 10 de noviembre en Ginebra.