El trabajo de autoridades y ciudadanos para garantizar la salubridad de las aguas en Fukushima

Por Laurence Alexandrowicz  & Euronews
El trabajo de autoridades y ciudadanos para garantizar la salubridad de las aguas en Fukushima
Derechos de autor  euronews

Un equipo de Euronews viaja a la provincia de Fukushima, once años después de la catástrofe nuclear que asoló la zona. Ahora, allí, los ciudadanos se movilizan para reconstruir su región. Entretanto, las autoridades se enfrentan a un asunto complejo: el vertido de las aguas depuradas al mar, previsto para el próximo año. La radiactividad provocó la contaminación del agua tras el suceso. Ahora, se filtra en una planta de la central y se almacena en varios depósitos, que alcanzarán su capacidad máxima en 2023. El agua se descontamina y solamente queda el tritio, que es inseparable del agua.

"Las aguas tratadas se mezclarán con agua de mar para diluirlas. Una vez diluidas, se verterán al mar, a un kilómetro de distancia, a través de un túnel", declara Kimoto Takahiro, superintendente adjunto del Centro de Comunicación D&D de Fukushima Daiichi D&D Engineering Company, TEPCO.

El tritio es un elemento radiactivo poco peligroso, como explica un científico francés.

"Las características del tritio que se liberará en Fukushima son similares a las características del tritio que liberan todas las centrales nucleares del mundo", afirma Jean-Christophe Gariel, director adjunto del Instituto de Protección Radiológica y Seguridad Nuclear.

Esta información no ha pasado desapercibida para los pescadores de Fukushima, que son los primeros en preocuparse por la calidad del agua del mar.

"Hay una posibilidad muy pequeña de que se produzca un impacto para la salud, pero el gran temor es la mala publicidad. Llevamos más de diez años recibiendo explicaciones del Gobierno, y no hemos encontrado ningún error. Así que, agradecemos sus aclaraciones", señala Nozaki Tetsu, presidente de la Federación de Asociaciones de Cooperativas Pesqueras de la Prefectura de Fukushima.

"La reputación de los productos de Fukushima preocupa a los pescadores y a los habitantes de la provincia. Los ciudadanos están muy orgullosos de su región, quizá, porque han sabido recuperarse de este desastre con valentía, como es el caso de Watanabe Tatsuya", explica Laurence Alexandrowicz, periodista de Euronews y autora del reportaje.

¡Buenos días, señor Watanabe! ¡Konnichiwa! ¿Viene a menudo a la subasta?, pregunta Laurence Alexandrowicz.

"¡Hola! ¡Konnichiwa! Sí, vengo a comprar pescado todos los días. Aquí hay buen pescado", indica el jefe de cocina y restaurador japonés.

Euronews
Subasta de pescado y marisco en la lonja del puerto de la localidad de Onahama, en Japón.Euronews

Watanabe Tatsuya cocina los productos de Fukushima sin temor. Después del puerto de Onahama, se dirige a la propiedad de su proveedor de verduras, donde recoge diariamente sus productos. Los dos hombres participan activamente en la reconstrucción de su región, gracias a su entrañable amistad.

"Creo que tuve mucha suerte al conocer a un jefe de cocina de la zona, de confianza, justo después del desastre nuclear. Él y sus amigos cocineros, y yo, con mi red de agricultores, nos convertimos en la fuerza motriz para crear algo juntos. Creo que hacer que la gente quiera volver a Fukushima porque ha comido bien es el primer paso hacia la reconstrucción", declara el agricultor Shiraishi Nagatoshi.

Esta noche nos reuniremos en el restaurante de Tatsuya Watanabe, que ha reabierto en Iwaki, animado por su fiel clientela.

"Hubo muchos rumores falsos desde el principio. Amigos de amigos dijeron que había peces deformes, aunque les dije que este no era el caso. Hice algunas pruebas, y poco a poco empecé a servir más productos locales. Aunque en abril haya vertidos de agua tratada, seguiré apostando por el pescado de Iwaki", concluye Watanabe Tatsuya, jefe de cocina y propietario de un restaurante.

Productos sometidos a estrictos controles: Japón ha impuesto normas aún más estrictas que la Organización Mundial de la Salud.