Trabajadores sanitarios intentan asaltar el despacho del ministro de Sanidad en Bruselas

Trabajadores sanitarios intentan asaltar el despacho del ministro de Sanidad en Bruselas

Miles de trabajadores de la salud protestaron el martes en Bruselas para pedir mejores condiciones de trabajo. Otra de las reivindicaciones que se dieron en la manifestación fue la de oponerse a la vacunación obligatoria contra la COVID-19.

Miles de trabajadores de la salud protestaron el martes en Bruselas para pedir mejores condiciones de trabajo. Otra de las reivindicaciones que se dieron en la manifestación fue la de oponerse a la vacunación obligatoria contra la COVID-19.

Los manifestantes intentaron asaltar el despacho del ministro de Sanidad belga. Según la policía, cerca de 4.000 trabajadores de toda Bélgica acudieron a Bruselas para protestar por lo que, según ellos, son unas condiciones de trabajo difíciles a causa de la pandemia de coronavirus.

Bélgica ha hecho obligatoria la vacunación para todos sus trabajadores sanitarios a partir del 1 de enero. Los trabajadores tendrán un plazo de tres meses para vacunarse.

Durante ese periodo, a los que sigan sin vacunarse se les notificará la suspensión de su contrato, a menos que puedan presentar un certificado de recuperación de la COVID-19 o pruebas negativas de forma regular, y quedarán temporalmente en paro.

A partir de abril, los trabajadores que no justifiquen debidamente su negativa podrán ser despedidos. Mientras tanto, los ingresos hospitalarios han aumentado un 4%.

Algunos de los participantes en la protesta del martes se quejaron de estar agotados por la presión del creciente número de pacientes.