Última hora

Última hora

Situación catastrófica en el norte de Pakistán, cuatro días después del seísmo

Leyendo ahora:

Situación catastrófica en el norte de Pakistán, cuatro días después del seísmo

Situación catastrófica en el norte de Pakistán, cuatro días después del seísmo
Tamaño de texto Aa Aa

Balakot es una de las localidades del norte pakistaní borradas literalmente del mapa por el terremoto del sábado. En lo que fue un campo de fútbol, la población, hambrienta y desesperada, hace cola para conseguir alimentos y subir a los helicópteros militares a los heridos más graves. Cuatro días después del seísmo, la situación es catastrófica en el norte de Pakistán. Se calcula que más de un millón de personas lo ha perdido todo, pero la ayuda humanitaria o no llega o lo hace con cuentagotas. Sin medicamentos ni lugares para refugiarse, cientos de miles de familias soportan al raso temperaturas casi invernales. La ONU ya ha advertido del riesgo de epidemias de cólera y neumonía.

La tragedia humana que sufre la Cachemira pakistaní desborda todas las previsiones. El número oficial de muertos se acerca a los 25.000, pero se cree que pueden ser más del doble. Estados Unidos se ha volcado para socorrer a su aliado paquistaní y la OTAN ha puesto en marcha un puente aéreo para enviar ayuda a los damnificados, pero tal vez la ayuda más simbólica ha llegado de India. El enemigo histórico de Pakistán, al que ha estado enfrentado en tres guerras, dos de ellas por Cachemira, ha enviado a Islamabad un avión de carga con mantas, tiendas de campaña y medicamentos para socorrer a las víctimas del terremoto, del que ellos mismos han sido víctimas.