Última hora

Última hora

Turquía-Alemania: una relación privilegiada

Leyendo ahora:

Turquía-Alemania: una relación privilegiada

Turquía-Alemania: una relación privilegiada
Tamaño de texto Aa Aa

La presencia de 2 millones y medio de turcos en suelo alemán marca las relaciones entre Alemania y Turquía. La comunidad extranjera más importante del país comenzó a instalarse en suelo alemán a partir de 1961, cuando ambas naciones firmaron una convención sobre la contratación de mano de obra. Los “trabajadores invitados” de los primeros años se asentaron en la década de los 70, sin por ello perder sus vínculos con Turquía.

A partir de 1980, el número de empresarios turcos en suelo alemán aumentó considerablemente. Hayati Onel, nacionalizado alemán en 1989, creó una imprenta en Colonia que emplea a 18 personas. Esta es su opinión sobre la eventual adhesión turca a la UE “Para las más de 60 mil empresas turcas que hay en Alemania, la adhesión de Turquía a la Unión Europea es muy importante. Las medianas empresas de Turquía invertirán en Europa y abrirán oficinas, especialmente en Alemania, pero también las medianas empresas alemanas invertirán en Turquía”. Alemania es el principal socio comercial de Turquía, una relación privilegiada que Gerhard Schroeder subrayó para apoyar la candidatura turca. “Desde hace 40 años, los sucesivos gobiernos alemanes repiten a Turquía que tiene una oportunidad real de unirse a la Unión Europea. No debemos acabar con las expectativas generadas por esa promesa. La adhesión favorece los intereses geopolíticos europeos y alemanes, y a nuestros propios intereses nacionales” La postura socialdemócrata sobre la adhesión turca es diametralmente opuesta a la de la CDU. La expuso Angela Merkel durante la campaña. “Europa no puede carecer de fronteras. Por eso creemos firmemente que no podemos prometer una adhesión plena a Turquía, pero sí una asociación privilegiada” Para los turcos de Alemania, partidarios de la adhesión, la llegada de Merkel a la Cancillería abre un periodo de incertidumbre. Su esperanza es que la cartera de Exteriores seguirá en manos socialdemócratas.