Última hora

Última hora

Las fuerzas especiales indias aniquilan el último reducto terrorista en Bombay

 Las fuerzas especiales indias aniquilan el último reducto terrorista en Bombay
Tamaño de texto Aa Aa

Escombros y cenizas donde antes todo era lujo y esplendor. Así ha quedado buena parte del hotel Taj Mahal de Bombay tras 3 días de combates entre activistas islámicos y las fuerzas del orden.
Tres días de pesadilla que han quedado grabados a sangre y fuego en la historia de la capital financiera de la India.

Los atentados y las tomas de rehenes perpetrados de forma coordinada por los terroristas cuyo número no está claro se han saldado con al menos 195 muertos 22 de ellos extranjeros y más de 300 heridos. Todos los activistas han sido abatidos, menos uno supuestamente paquistaní que fue detenido por las fuerzas del orden. Otras fuentes hablan de 3 detenidos.

El jefe de las fuerzas especiales indias se resiste a dar por finalizada la operación: “Hay que revisar todo el edificio decía esta mañana ante la prensa y sólo entonces podremos darles un informe completo de la situación”.

Los terroristas conocían perfectamente los inmuebles atacados y se hicieron fuertes en los hoteles Taj Mahal, Trident-Oberoi y en el centro judío de Bombay. Para doblegarlos fue necesario recurrir a los “gatos negros”, las fuerzas de élite presidenciales. En las primeras refriegas murió un alto jefe policial, que ha recibido un multitudinario funeral este sábado.

Nueva Dehli acusa a Islamabad de estar detrás de los ataques. Pakistán lo niega y tiende la mano a la India para luchar contra quienes ha calificado de “enemigos comunes”.