Última hora
This content is not available in your region

Tatarstán: la nueva ruta de la seda

Tatarstán: la nueva ruta de la seda
Tamaño de texto Aa Aa

Encrucijada de civilizaciones, religiones y culturas, la república rusa de Tatarstán es una piedra angular entre Europa y Asia. Otrora pulmón de la Ruta del Oro, en la actualidad es uno de los pilares de la nueva Ruta de la Seda.

No es casualidad si la primera edición del rally de la Ruta de la Seda, uno de los más duros del mundo y último campo de pruebas antes del Dakar, parte de Kazan la capital tátara. Tatarstán es símbolo de ese viaje entre dos continentes y un magnífico crisol euroasiático. Por ello, es epicentro de un proyecto colosal, un corredor terrestre que unirá el oeste de Europa con el oeste de China: la ruta de la seda del siglo veintiuno. Una autovía colosal que el primer ministro tátaro apoya como gobernante y como uno de los mejores pilotos de camiones de rally del mundo, participante de este Dakar series. Poblada por una mayoría de tátaros musulmanes, una tercera parte de la población es rusa y ortodoxa. Desde tiempos antiguos ha sido blanco de todo tipo de invasiones, de las búlgaras a las mongolas. Desde entonces es tierra de tolerancia y sobre todo de diversidad. Para los locales, turistas y profesionales, la nueva ruta invita a descubrir nuevos viajes y destinos. Las principales obras en Tatarstán se centran en el desdoblamiento de muchos tramos. Otras secciones son completamente nuevas. Se trata de una ruta de comercio milenaria que unía los estados del río Volga con Asia Central. Cuando esté construida, la autovía unirá San Petersburgo a Shanghai. Pasará por Kazán y Alma Ata en Kazajstán, antes de entrar en China, donde las obras están casi terminadas. Avtostrada es la empresa mixta encargada de las obras en Rusia y Tatarstán. Los más de diez mil kilómetros de asfalto de este corredor víal estarán listos en 2015. A la arteria principal, se unirán también otras rutas paralelas y perpendiculares, la gran mayoría ya previstas y que formarán a la postre las rutas de la Seda como las que conoció Marco Polo en sus viajes al lejano oriente.