Última hora

Última hora

¿Tiene Liliane Bettencourt, la heredera de L'Oreal, las facultades mermadas?

Leyendo ahora:

¿Tiene Liliane Bettencourt, la heredera de L'Oreal, las facultades mermadas?

¿Tiene Liliane Bettencourt, la heredera de L'Oreal, las facultades mermadas?
Tamaño de texto Aa Aa

La multimillonaria francesa, de 87 años y decimoséptima fortuna del mundo según la lista Forbes, sufre un trastorno neurológico desde 2002, según su hija, que afecta a su equilibrio mental.

Pero Bettencourt se niega a hacerse pruebas médicas y está decidida a manejar su fortuna a su antojo.

El origen de esta disputa entre madre e hija está en la cantidad de bienes que Bettencourt ofreció al fotógrafo François Marie Banier a lo largo de una década, desde 1995.

Regalos como cuadros de Picasso y Mattise, entre otros, por un valor de mil millones de euros. Su amistad se remonta a 1969, cuando Banier era tan sólo un joven de 22 años.

El abogado de Banier niega cualquier abuso de su cliente de la debilidad de Bettencourt: “Liliane Bettencourt siempre ha actuado con lucidez y coherencia. Ha asumido sus hechos de manera totalmente libre y voluntaria”.

El abogado de su hija contraataca: “No es capaz de reconocer a personas que trabajan con ella desde hace 18 años. ¿Esto es normal o no es normal?”.

La salud mental de la millonaria es la clave en este proceso. Las conversaciones de Bettencourt y su notario, grabadas furtivamente por su mayordomo, sugieren cierta fragilidad psicológica.

La prensa francesa ha publicado una de estas conversaciones en la que ella pregunta:

-¿Cuánto le he dejado a François Marie?.

-Heredero universal.

-¿Qué quiere decir? pregunta ella.

-Todo.

El abogado de Liliane Bettencourt reaccionó ante estas escuchas: “Ella dice claramente lo que hace y lo que no. Cuando da algo es porque así lo quiere y cuando se niega es porque no lo quiere hacer. Creo que estas grabaciones no aportan nada sobre la presunta incapacidad de mi cliente”.

Las grabaciones sugieren también un fraude a la Hacienda pública por las cuentas que la millonaria tiene en Suiza y hasta una isla privada en las Seychelles, ninguna de ellas declaradas a las autoridades francesas. También salpican al anterior ministro de Presupuesto y actual de Trabajo, Eric Woerth, por un supuesto trato de favor a Bettencourt asi como a su esposa Florence.