Última hora

Última hora

Europa-EE.UU: un frente desunido frenta a la crisis financiera

Leyendo ahora:

Europa-EE.UU: un frente desunido frenta a la crisis financiera

Europa-EE.UU: un frente desunido frenta a la crisis financiera
Tamaño de texto Aa Aa

La crisis financiera es una realidad a ambos lados del Atlántico.

En este comienzo de semana, los mercados han levantado cabeza, pero ni los más optimistas se atreven a pensar que se ha pasado página…

Las principales plazas mundiales siguen sin recuperar la confianza y el nerviosismo persiste. Difícil entender los entresijos de una crisis, que se interpreta de formas muy diferentes.

Barack Obama, presidente de Estados Unidos:

“Europa atraviesa una crisis financiera que atemoriza al mundo e intentan adoptar acciones responsables, pero sus acciones no han sido lo suficientemente rápidas”

El presidente estadounidense analiza la crisis con las próximas elecciones en mente, exactamente igual que España, Francia, Italia y Alemania.

Difícil hacer campaña admitiendo una parte de responsabilidad en esta crisis.

Europa y Estados Unidos están en el mismo barco y se enfrentan al mismo problema: los niveles de deuda pública que tienen bancos extranjeros:

El caso de Grecia, por ejemplo, muestra que lo preocupante no es la cantidad total, sino el riego de contagio…el famoso efecto dominó.

Aún más elocuentes son las relaciones de Estados Unidos, como acreedor y deudor con los países europeos.

Se trata de deudas soberanas en manos de los bancos, no es sorprendente que sea sobre todo el sector bancario, más que los Estados, el que sufre la presión especulativa.

Una presión acrecentada en ocasiones por los mensajes que emiten las agencias de clasificación, que aumentan el nerviosismo de los mercados y por tanto, de los políticos. recientemente, Europa acusó a las agencias de clasificación estadounidenses de favorecer al dólar.

Del otro lado del Atlántico, lo que más preocupa es la crisis de la Zona Euro.

Washington se dice inquieto por la falta de valentía de Europa que sólo responde subiendo los impuestos y haciendo recortes presupuestarios. Sin embargo, según el premio Nobel de economía Paul Krugman, es exactamente lo mismo que se hace en Estados Unidos.

Paul Krugman:

“Si examina bien las medidas que han adoptado, verá que no hay tanta diferencia entre Estados Unidos y Europa.

En términos de política real, esta convergencia es desgraciadamente una convergencia en los aspectos negativos: la austeridad fiscal, las divisas…pero el resultado será el mismo en ambos lados: un desastre”

El mismo problema, el mismo enfoque, pero todos se acusan de la situación: como respondió el presidente del Eurogrupo a Barack Obama, los parados griegos no han sido los culpables de la quiebra de Lehman Brothers.

El debate sobre quién tiene la culpa prosigue añadiendo dosis de inquietud en los mercados. Lo ilustra la respuesta del presidente del Eurogrupo a Barack Obama: “los parados griegos, dijo, no han sido los culpables de la quiebra de Lehman Brothers.”