Última hora

Las Malvinas: la guerra sin fin

Las Malvinas: la guerra sin fin
Tamaño de texto Aa Aa

2 de abril de 1982: 900 soldados argentinos desembarcan en Port Stanley, Puerto Argentino en español, la capital de las islas Malvinas, y expulsan a las autoridades británicas del archipiélago.

En Buenos Aires una multitud enardecida ovaciona en la Plaza de Mayo al General Leopoldo Galtieri, por entonces presidente y jefe de la dictadura militar que desde 1976 controla el país con puño de hierro.

Minada por la crisis económica, las divisiones internas, y desacreditada por la represión sangrienta, la dictadura intenta distraer recuperando el archipiélago.

Pero Gran Bretaña no tiene previsto ceder esas islas que ocupó por la fuerza en 1883, y que en 1982 sólo cuentan con 2.000 habitantes.

Estalla una guerra sangrienta que en 74 días deja 255 muertos por parte británica y 650 bajas argentinas.

El 14 de junio, el ejército británico se declara vencedor: la Union Jack ondea de nuevo sobre Las Malvinas.

Para Margaret Thatcher, entonces primera ministra, esta guerra es también una victoria política, porque recupera una popularidad a media asta, mientras que en Argentina, la derrota marca el final de la dictadura militar y la vuelta de la democracia
con la elección de Raúl Alfonsín en 1983.

Cuando en 1990, los dos países reestablecen sus relaciones diplomáticas acuerdan cooperar en la pesca y la búsqueda de hidrocarburos en el océano Austral.

Pero el litigio sobre la soberanía de Las Malvinas resurge cuando el Reino Unido comienza a conceder licencias de pesca y en 2011 autoriza la prospección de hidrocarburos.

Argentina responde bloqueando el acceso a los puertos de los países sudamericanos a los barcos con pabellón de las Malvinas y a los navíos de guerra británicos.

Recientemente, Londres ha enviado su hipermoderno destructor HMS Daunter al disputado archipiélago austral.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.