Última hora
This content is not available in your region

Hugo Chávez, líder de la Revolución Bolivariana

Hugo Chávez, líder de la Revolución Bolivariana
Tamaño de texto Aa Aa

Nacido en 1954 en el seno de una familia de profesores, nada parecía predestinar a Hugo Chávez a la política. Tras sus estudios en la Academia Militar de Venezuela, se matriculó en la Universidad Simón Bolivar de Caracas. Su sueño de entonces era dedicarse profesionalmente al béisbol.

Pero sus prioridades cambian en 1992. Al frente del Movimiento por la Revolución Bolivariana que él mismo crea, organiza un golpe de Estado contra el presidente Pérez.

Los golpistas fracasan. Chávez es condenado a dos años de cárcel y pronuncia la primera de la larga serie de frases que le harían célebre:“Ya es tiempo de reflexionar y vendrán nuevas situaciones y el país tiene que arrumbarse definitivamente hacia un destino mejor.”

Tras su liberación, en el 94, mide la amplitud de esa popularidad y funda un partido político, el Movimiento Quinta República, al frente del cual se presenta a las elecciones de 1998.

El eslógan de la formación presenta a Chávez como el “azote de la oligarquía y el héroe de los pobres”. Sus promesas cuajan: gana las elecciones con un amplio margen y presta juramento sobre una Constitución que califica de moribunda.

Tras un referéndum en el que obtiene el 92% de los apoyos, funda una nueva Asamblea Constituyente y un año después, redacta una Constitución que remplaza ala de 1961.

En el 2000, es reelegido al frente del país, rebautizado República Bolivariana de Venezuela. Pero las cosas se le complican tras los atentados del 11 de septiembre. La caída de los precios del petróleo desencadena una grave crisis económica en el país, quinto exportador mundial de crudo.

Las medidas de su gobierno en el periodo de crisis, sobre todo la reforma agraria y la nacionalización del sector petrolero, irritan a una parte de la población.

Tras una serie de huelgas orquestadas por la oposición y la patronal, el clima de tensión culmina en 2002 con un golpe de Estado contra Chávez, que fue secuestrado y liberado por sus partidarios 24 horas después. Y vuelve más confiado que nunca.

El petróleo es su principal arma, y no duda en utilizarla. En el terreno diplomático usa el crudo para convertirse en un actor de peso en el escenario internacional.

Pero es también lo que le permite financiar sus programas sociales, gracias a los cuales miles de venezolanos han podido ir al colegio, alimentarse y recibir asistencia sanitaria.

La revolución bolivariana logró disminuir el índice de pobreza aunque no erradicó las desigualdades ni acabó con la fragilidad de la economía que reposa completamente en el petróleo.

En el plano internacional, sus amistades tuvieron un denominador común: el antiamericanismo feroz.

Con Ahmadinejad concluyó acuerdos económicos y diplomáticos para construir un “eje del bien” para contrarrestar el imperialismo estadounidense. Pero también mantuvo buenas relaciones con Gadafi o con Fidel Castro,a quien consideraba su padre político.

Activo militante por la autosuficiencia del continente sudamericano, en cada cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) Chávez trató de impulsar su idea de desarrollar proyectos comunes, empezando por la creación de un Banco del Sur capaz de apoyar esas iniciativas sin la tutela del FMI y del Banco Mundial. Abogó además por la creación de una moneda única para garantizar la estabilidad económica de la región.

En el exterior, su imagen de bocazas, irritaba más que divertía, como puso de manifiesto este incidente en 2007 con el rey de España.

Popular o populista, sus detractores no dejaron de acusarle de derivas autoritarias.

Carismático, heredero autoproclamado del libertador Simón Bolívar, Hugo Chávez, el antagonista del imperio, como llamaba a Estados Unidos refuerza su leyenda luchando contra el cáncer. La enfermedad se declara en 2011. El tratamiento se lleva a cabo en Cuba.

El cáncer no le impide presentarse a las elecciones por cuarta vez en 2012. La Constitución tampoco, desde la supresión del límite de mandatos aprobada por referéndum en 2009 tras un primer intento en 2007.

Apuesta ganada. El 7 de octubre de 2012 Chávez se queda en el palacio presidencial de Miraflores tras 14 años al frente de la presidencia de Venezuela.

Pero el 8 de diciembre, un mes antes del comienzo de su cuarto mandato, el presidente anuncia una nueva recaída en su cáncer, cuya naturaleza no llegó a revelar.Tuvo que ser intervenido por cuarta vez, de nuevo en Cuba, desde donde volvió a su país para ocuparse, entre otras cosas, de su sucesión:“En ese escenario, que obligaría a convocar, como manda la Constitución -de nuevo-elecciones presidenciales, ustede elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela.”

Hasta el último momento, la principal preocupación de Hugo Chávez fue garantizar la supervivencia de su “revolución bolivariana”, por eso pidió al Gobierno, a su partido y al Ejército fidelidad con su sucesor, Nicolás maduro.“Viva la patria, viva las fuerzas armadas”, dijo.