Última hora

Última hora

Said Jalilí, un duro de la revolución islámica con guante de seda

Leyendo ahora:

Said Jalilí, un duro de la revolución islámica con guante de seda

Said Jalilí, un duro de la revolución islámica con guante de seda
Tamaño de texto Aa Aa

Nacido en 1965, casado con una médico y padre de un hijo, Jalilí combatió en el cuerpo de los Guardianes de la Revolución en la guerra contra Irak, donde conoció a Mahmud Ahmadinejad.

Cuando es elegido en 2005, Ahmadineyad le nombra su consejero, primero y viceministro para Europa y Estados Unidos después, sin embargo, no ha apoyado la candidatura de Jalilí a las presidenciales, sino la de Esfandiar Rahim Mashaei.

Jalilí era casi desconocido en el escenario nacional e internacional hasta su nombramiento al frente del Consejo de Seguridad Nacional en 2007, y por ende, de la delegación iraní en las negociaciones sobre el programa nuclear iraní.

En la mesa negociadora, Jalilí muestra firmeza, y hasta rigidez ideológica frente a los occidentales. Durante los seis años de su mandato, la ONU ha endurecido tres veces las sanciones contra Irán.

Una firmeza que envuelve en un estudiado lenguaje diplomático:

Said Jalilí:
“Como miembros activos del Tratado de No Proliferación, estamos dispuestos a cooperar con la AIEA y, como siempre, estamos abiertos a que la Agencia supervise las actividades nucleares iraníes”

Su intransigencia y su rechazo al compromiso están muy bien vistos por el líder supremo, el Ayatolá Jamenei, a quien Said Jalilí profesa una fidelidad sin fisuras. Incluso ha hecho de ello un argumento de campaña:

“Hemos dicho una y otra vez que buscamos expandir el poder del Islám en el mundo y disminuir la influencia de las potencias arrogantes”

En el plano interno, el principal desafío para Irán es frenar el aumento del paro y la inflación, disparada al 30% según cifras oficiales. Para enderezar la situación, Jalilí propone, también en este ambito, una economía de la resistencia reduciendo al mismo tiempo la dependencia del petróleo.