Última hora

Última hora

Los euroescépticos alemanes piden el fin de la moneda única

Leyendo ahora:

Los euroescépticos alemanes piden el fin de la moneda única

Los euroescépticos alemanes piden el fin de la moneda única
Tamaño de texto Aa Aa

La zona euro está en plena tormenta. Crisis, deuda y protestas son palabras que se han repetido hasta la saciedad en los últimos años. El sur de Europa está endeudado, y el norte se ve sometido a dolorosos programas de austeridad a cambio de ayuda financiera. Y cuando se habla de Norte, muchos en el sur se refieren sobre todo a Alemania.

Imágenes como éstas hacen que muchos alemanes teman no poder volver a pasar las vacaciones en el Mediterráneo.

Para Bernd Lucke, profesor de Economía en la Universidad de Hamburgo, el euro tiene la culpa. En vez de unir, dice, la moneda única divide Europa con consecuencias previsiblemente desastrosas.

Bernd Lucke. Profesor de Economía y líder de Alternativa para Alemania:
“Los países del sur van derechos a la catástrofe económica. Dado el nivel de desempleo y el desempleo juvenil que ya tenemos, la radicalización de la población en los países del sur de Europa es una amenaza más que latente. No estoy seguro de cuánto tiempo seguiremos teniendo Gobiernos democráticos y hasta cuándo conseguiremos que el péndulo político no se incline a favor de líderes extremistas, populistas , y agitadores.”

Recientemente, Lucke y otras personas de ideas afines fundaron su propio partido: Alternativa para Alemania. Están convencidos de que una sola divisa para economías nacionales que carburan a diferentes velocidades sencillamente no funciona. Por lo tanto, su partido quiere poner fin a la moneda única, a los programas de rescate y a los planes de austeridad. Con el tiempo, los países tendrían que volver a sus aparcadas liras, pesetas o marcos…

Bernd Lucke:
“Si nuestras ideas políticas se aplicasen, veríamos una desintegración controlada de la zona euro, al igual que ya ha habido desintegraciones ordenada de otras monedas en el pasado. Basta con pensar en Checoslovaquia, que en la actualidad se compone de dos Estados con diferentes monedas. Con la zona euro se podría hacer una cosa parecida. Poco a poco y con mucho cuidado y respetando la situación económica de los Estados. “

En opinión de Lucke, el fin del euro no sólo mejoraría la imagen que los españoles y los griegos tienen de los alemanes, también podría resultar beneficioso para los países del sur…

Bernd Lucke:
“Tomemos el ejemplo de Grecia, por poner un caso que la gente conoce bien. Grecia tiene un vecino, que es Turquía. Turquía era un país muy endeudado que estaba cerca de la bancarrota en 2003. Pero tiene su propia moneda nacional, con un tipo de cambio flexible. Ahora está en pleno auge. Turquía tiene esencialmente los mismos activos que Grecia: hermosas costas, un turismo próspero. Son puntos fuertes de los que Grecia podría haberse beneficiado si le hubiesen permitido devaluar su moneda”

Alternativa Para Alemania cuenta con casi 16.000 miembros. Muchos de ellos expertos en economía o, como el mismo Lucke, profesores universitarios. Como muchos alemanes, temen que sus impuestos y sus ahorros caigan en pozos sin fondo. Además de eliminar el Euro, el partido también quiere hacerse con el poder en la UE, implementar referendos y regular la inmigración de forma mucho más estricta. Para muchos, los seguidores de esta formación no son más que un puñado de populistas de 0derecha.

Durante un discurso en Bremen, Lucke fue víctima de un ataque perpetrado presuntamente por izquierdistas radicales, aunque la cosa quedó en un susto. Aunque admite que su partido es aplaudido por la derecha, asegura que su formación no tiene nada que ver con esa tendencia política:

Bernd Lucke:
“Quienes no quieren examinar de cerca nuestro programa siempre nos relacionan con la extrema derecha del NPD. Pero ¿qué tienen que ver con nosotros? nosotros criticamos el euro porque ha fracasado como moneda europea. Criticamos la enorme deuda que hemos tenido que asumir de los países del sur de Europa. Criticamos todo eso porque va en contra del Tratado de Maastricht y en contra de lo que prometió nuestro Gobierno de no hacernos responsables de otros países. “

Para entrar en el parlamento alemán, los partidos tienen que conseguir al menos el 5 por ciento de los votos. Falta por ver si Alternativa Para Alemania supera ese porcentaje. En las encuestas más recientes, el partido euroescéptico está en torno a tres por ciento.