Última hora

Última hora

Aliados improbables en la gran coalición contra los yihadistas

Leyendo ahora:

Aliados improbables en la gran coalición contra los yihadistas

Aliados improbables en la gran coalición contra los yihadistas
Tamaño de texto Aa Aa

La amplia coalición que ha unido sus fuerzas contra el grupo Estado Islámico en Irak y Siria ha transformado antiguos enemigos en aliados improbables.

El lunes, la sede de la ONU en Nueva York fue escenario de una situación inédita, cuando el ministro de Exteriores sirio dio su aprobación tácita a los ataques aéreos estadounidenses y árabes contra los yihadistas en su territorio.

Muchos expertos están convencidos de que es sólo el principio de una cooperación de circunstancias: tarde o temprano, apuntan, la coalición contra los yihadistas se verá obligada a unirse a los hombres de Bashar al Assad en el terreno. Fabrice Balanche, especialista en Siria, es uno de ellos.

Fabrice Balanche. Director del Grupo de Investigación y Estudios para el Mediterráneo y Oriente Medio en la Universidad de Lyon 2:
“Hay que tener en cuenta que al Asad está bien instalado, cuenta con un ejército sólido, y sus aliados, Irán y Rusia, no lo van a dejar solo, como se dijo en un principio. Por tanto, es el único pilar en el que apoyarse para combatir a los yihadistas del grupo Estado Islámico. Creo que habrá que resignarse a mantener el régimen de al Asad, aunque no necesariamente a restablecer vínculos diplomáticos, en todo caso a no intentar hacerle caer”.

La mayoría de los expertos coinciden también en que operación aérea es insostenible financieramente a largo plazo y requerirá tarde o temprano apoyo terrestre. Pero eso requerirá un difícil ejercicio de equilibrismo diplomático:

Fabrice Balanche:
“Los únicos aliados fiables que podría haber en el terreno son los kurdos sirios, que también se enfrentan al grupo Estado Islámico. El problema es que esos kurdos sirios pertenecen al PKK, que figura en la lista de organizaciones terroristas de Estados Unidos, y por otro lado está el ejército sirio de Bachar al Asad, considerado ilegítimo. Por eso, en un momento dado van a tener que dialogar con esos dos enemigos si de verdad quieren erradicar al autoproclamado Estado Islámico en Siria, porque los llamados rebeldes moderados no van a conseguirlo solos”.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha advertido de que erradicar a los yihadistas será una batalla larga, porque además hay que luchar contra otro enemigo: la pobreza.

Fabrice Balanche:
“De alguna forma, aportan un marco protector para las poblaciones civiles, que si no beben y no fuman y si respetan la ley islámica, viven en seguridad con los yihadistas.
Cuando Estados Unidos dice que va a llevar tiempo erradicar al grupo Estado Islámico es cierto, porque se está aportando una respuesta militar rápida, que era necesaria, pero después va a haber que proceder a una “desalafización” de la población, y posteriormente, habrá que aportar a esas regiones, que están en un estado de subdesarrollo crónico, justicia, seguridad, y desarrollo económico”.