Última hora

Última hora

¿Por qué el fulgurante ascenso de Martin Selmayr ha perturbado Bruselas?

Leyendo ahora:

¿Por qué el fulgurante ascenso de Martin Selmayr ha perturbado Bruselas?

¿Por qué el fulgurante ascenso de Martin Selmayr ha perturbado Bruselas?
@ Copyright :
REUTERS/Eric Vidal
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras que el protagonista de la polémica representa el poder sin rostro detrás del trono, para los detractores de la Unión Europea, su nombramiento evidencia todo lo que está mal en Bruselas.

El nombre de Martin Selmayr sigue siendo poco conocido entre todos los seguidores de la UE, excepto los más entusiastas. Pero ahora es el primer funcionario de la Comisión. Y en Bruselas, lleva semanas siendo la comidilla de la ciudad.

El alemán de 47 años, abogado de profesión, había sido jefe de personal del presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker durante cerca de tres años y medio. El mes pasado fue nombrado secretario general de la Comisión en circunstancias que despertaron suspicacias en muchos observadores.

Su nombramiento llevó a los eurodiputados a iniciar una investigación sobre lo que se llamó una operación de "ocultamiento y daga".

¿Por qué tanto revuelo?

En febrero se anunció la dimisión del actual secretario general, Alexander Italianer, tras dos años y medio en el cargo. Resulta que Selmayr había solicitado con éxito el papel de vicesecretario general adjunto y que su único rival se había retirado de la contienda. La salida de Italianer le dio una clara oportunidad de alcanzar la cima.

Ha habido afirmaciones - fuertemente denegadas- de que el proceso fue manipulado para facilitar la promoción de Selmayr. El periódico estadounidense Politico describió los acontecimientos como "maquiavélicas maquinaciones". El artículo cita a funcionarios de la UE que se confiesan "sin palabras" por el movimiento "loco", que uno comparaba con los enredos de la serie de televisión "House of Cards".

Juncker defendió el repentino ascenso de su protegido, diciendo que la Comisión necesitaba un secretario general: "que sabe realmente cómo funcionan las cosas en casa, que tiene conexiones en toda Europa y más allá".

La propia Comisión ha hecho una comparación entre el intercambio de poder de Italianer y Selmayr con el de los capitanes de la nave estelar Enterprise en la serie Star Trek. Además, ha insistido en que el nombramiento se ajusta a las normas de la UE y en que los expertos en la materia coinciden en que no se ha producido ninguna infracción técnica.

Sin embargo, los detractores apuntan a la velocidad y el secretismo que rodea al movimiento. Más allá del controvertido proceso, una combinación de la personalidad y el meteórico ascenso de Martin Selmayr incomoda las sensibilidades relativas al poder de la UE en relación con el de los Estados miembro y la responsabilidad democrática.

"La Bestia del Berlaymont"

El apodo de Martin Selmayr (existen también otros), una referencia al edificio de Bruselas que alberga a la Comisión, ilustra el aura que lo rodea.

Tras unirse a la Comisión Europea como funcionario de prensa, contribuyó a dirigir la exitosa campaña de Juncker para convertirse en presidente. Su estilo de gestión ha sido denominado "mano dura" y "abrasivo"; un ex vicepresidente de la Comisión ilustró la asociación con su jefe como "venenosa".

Como responsable de los Recursos Humanos de Juncker, Selmayr se ganó la reputación de conseguir el respaldo de los comisarios europeos, bloquear la legislación y trastornar las negociaciones, y entablar peleas con los funcionarios del gobierno nacional.

Se le atribuye su apoyo a políticas como la decisión de la UE de limitar las tarifas de itinerancia de los teléfonos móviles y endurecer sus leyes de privacidad. Sus partidarios dicen que ha desempeñado un papel importante para salvar a Grecia del colapso financiero, ha hecho frente a la crisis de los inmigrantes y ha permitido a la Comisión mantenerse firme frente a Brexit y al creciente populismo en Europa.

Los críticos de Selmayr lo acusan de contribuir a la impopularidad de la UE, y dicen que la forma en que ejerce el poder pone de manifiesto la falta de legitimidad democrática que rodea al bloque, y a la Comisión en particular.

Su nombramiento ha dado a entender que la influencia alemana en los asuntos de la UE se verá reforzada. El comisario europeo del país defendió a su compatriota, diciendo que "ciertamente no era un agente encubierto de la política alemana".

La Eurocámara cuestiona el nombramiento de Selmayr

En el ojo de la tormenta de la UE

Como secretario general, Martin Selmayr supervisará la administración y las operaciones de la Comisión. Dirigirá la secretaría, coordinando la labor de más de 30.000 funcionarios de varios departamentos especializados.

No existe una separación formal de poderes entre el presidente de la Comisión y el secretario general. Pero incluso los defensores incondicionales de la UE dicen que es vital que se mantenga la transparencia, sin desdibujar las líneas de responsabilidad. Hungría -en la línea de fuego de la UE por debilitar el Estado de Derecho- ha aprovechado el caso Selmayr para acusar a Bruselas de "doble rasero".

La Unión Europea se enfrenta a grandes retos en varios frentes: migración, garantizar la futura estabilidad del euro, abordar la salida del Reino Unido y defender el Estado de Derecho en Europa Central y Oriental.

Martin Selmayr está listo para ejercer una gran influencia entre bastidores, en un momento delicado. Los críticos de su nombramiento dicen que con la legitimidad de la Comisión Europea y su presidente bajo un escrutinio sin precedentes, sus procedimientos, normas y gobernanza deben ser irreprochables.