Última hora

Última hora

Bélgica quiere enterrar su pasado colonial

Leyendo ahora:

Bélgica quiere enterrar su pasado colonial

Bélgica quiere enterrar su pasado colonial
Tamaño de texto Aa Aa

Bélgica quiere enterrar su pasado colonial y con este objetivo ha llevado a cabo una transformación radical de su Museo de África.

Han sido necesarios diez años de trabajo para rehabilitar el edifico, pero sobretodo para revisar su visión unilateral de la historia. "El hombre africano salvaje, casi desnudo o desnudo, era una imagen típica de la propaganda de la época", explica Bruno Verbergt, Director de operaciones del Museo. "Era así como se presentaba África, a principios del siglo XX, al pueblo belga".

Hasta hace poco, era conocido como el último museo colonial de Europa. En él se ensalzaba la superidad de la cultura europea frente a la africana. Un punto de vista que han querido cambiar. "Estamos diciendo muy claramente que, desde un punto de vista moral, nos alejamos del colonialismo como sistema", dice Guido Gryseels, Director del Museo de África. "El colonialismo no es un sistema de gobierno aceptable hoy en día, es inmoral".

Una escultura del artista congoleño Aimé Mpane ocupa ahora un lugar destacado en el museo. Actualmente vive en Bélgica y para él es importante que sus hijos puedan visitarlo. "Quiero mostrarles nuestra cultura, de lo que antes era el Zaire y ahora el Congo, todas las cosas positivas de nuestra cultura", afirma Mpane.

Pero la controversia continúa. En las placas conmemorativas tan sólo se riende homenaje a los belgas muertos en el Congo. Lo mismo ocurre en las calles. "No hay ni un solo pueblo o ciudad en Bélgica donde no se encuentre un nombre, un monumento o una placa colonial. Están por todas partes", afirma el activista e historiador Jean-Pierre Laus.

Leopold II era el propietario del Congo belga. Ahora, junto a su busto puede leerse: "el comercio del caucho y del marfil, controlado en gran parte por el Rey, tuvo un alto coste en vidas congoleñas".