Última hora

Última hora

Naruhito rinde homenaje a su padre en su primer discurso como emperador

Naruhito rinde homenaje a su padre en su primer discurso como emperador
Tamaño de texto Aa Aa

Naruhito es ya el nuevo emperador de Japón, el número 126 de la historia del país, tras dos breves ceremonias celebradas en el Palacio Imperiral de Tokio. En la primera, siguiendo un rito ancestral, le fueron entregados los llamados tesoros sagrados, símbolo del poder imperial: los sellos imperiales junto a una réplica de la legendaria espada Kusanagi y otra de una joya de jade.

En la siguiente, junto a su esposa Masako, ha rendido homenaje a su padre Akihito y a su trabajo por la paz.

"Juro que actuaré de acuerdo con la Constitución y cumpliré con mi responsabilidad como símbolo del Estado y de la unidad del pueblo de Japón, siempre teniendo en mi pensamiento al pueblo y apoyándolo. Rezo por la felicidad del pueblo y el desarrollo de la nación y por la paz en el mundo".

Comienza así una nueva era en Japón, bautizada como "Reiwa", "Bella armonía", recibida con entusiasmo por la sociedad nipona.

"Existe una sensación de familiaridad con los nuevos emperadores por ver las cosas desde el mismo punto de vista que nosotros", dice una joven.

"Cuando compré el periódico esta mañana me sentí muy emocionado. Estaba conmovido a la vez que celebrándolo", comenta otra.

Mientras, en un parque temático a las afueras de la capital, 150 ovejas festejaban la sucesión dentro de la dinastía reinante más antigua del mundo formando la palabra Reiwa.

Este sábado los japonesesverán por fin en carne y hueso a sus nuevos emperadores, que los saludarán desde el balcón del Palacio Imperial.