Última hora

Última hora

Unidos y desunidos por el euroescepticismo

Unidos y desunidos por el euroescepticismo
Derechos de autor
REUTERS/Hannah McKay
Tamaño de texto Aa Aa

El grupo Europa de la Libertad y de la Democracia Directa tiene un líder que no teme desafiar a los elementos para defender sus ideas. Es el euroescéptico británico por autonomasia, Nigel Farage, que paradójicamente lleva veinte años de eurodiputado.

Tras su elección en 2014 dijo: "Ahora, en este parlamento, hay más euroescépticos que nunca. Gente que no quieren más unión, que no se identifica con esta bandera, que no quiere un himno europeo. Queremos una Europa moderna donde se pueda comerciar, cooperar y donde haya respeto mutuo. Y no se preocupen por mi presencia porque dentro de cinco años, no estaré aquí ".

En algo se equivocó, Reino Unido sigue en la Unión Europea y Farage vuelve a ser candidato, aunque de mala gana.

"No debería estar aquí. Nada de esto debería estar sucediendo", ha dicho Farage durante la campaña electoral. "Deberíamos habernos ido de la Unión Europea. Pero no me perdonarían si después de 25 años luchando, renunciara y dejara a los políticos hacernos esto".

El grupo ha finalizado la legislatura con 42 eurodiputados. Y no todos eran británicos, ya que necesitaban apoyos para que su líder pudiera tomar la palabra en todos los debates parlamentarios. Así pues, a los 18 eurodiputados británicos hay que sumar 14 italianos, 6 frances, y cuatro más procedentes de Polonia, Lituania, Alemania y la República Checa.

El grupo quiere acabar con la moneda única y contra lo que define como la creación de un "superestado europeo".

Y sus miembros franceses, del partido de los Patriotas, han aprovechado la lucha de los chalecos amarillos para atacar al sistema. "Toda la violencia del orden financiero se esconde bajo el disfraz de un poder democrático que en realidad actúa contra su propia población consciente de su estado de servidumbre", explica el eurodiputado Florian Phillpott.

En Italia cuenta con el apoyo del movimiento Cinco Estrellas, un partido que se define como anti-euro y parcialmente euroescéptico, y que actualmente forma parte de la coalición de gobierno.

"En Europa, iremos más allá de la de derechas y de la izquierdas, de los partidos de extrema derecha, de los partidos de izquierdas que han traicionado al pueblo, de los partidos de derechas que han traicionado a los empresarios, y nos convertiremos en protagonistas decisivos en el nuevo Parlamento Europeo", ha proclamado Luigi di Maio, viceprimer ministro italiano durante la campaña electoral.

El poder del grupo Europa de la Libertad y de la Democracia Directa en la Eurocámara se ve limitado por el choque de personalidades y por su propia naturaleza soberanista, que dificulta las alianzas.

La francesa Marine le Pen les ha dado la espalda y prefiere hacer piña con La Liga italiana de matteo Salvini.

Las elecciones europeas podrían dar nuevos escaños a los euroescépticos. Pero por el momento están lejos de presentar un frente unido.