Última hora
euronews_icons_loading
Juega y reza en la curiosa iniciativa para llevar a los jóvenes a la iglesia

¡Juega y reza! Éste es el lema de una curiosa iniciativa que se lleva a cabo en Rochester. La catedral de la localidad inglesa se ha transformado en un campo de golf que hace las delicias de los feligreses. El novedoso 'terreno de juego' está compuesto por nueve hoyos. Cada uno de ellos incluye un tipo de puente diferente con respecto al resto. En realidad, se trata de puentes en miniatura que representan a algunos de los puentes más famosos que se encuentran en Gran Bretaña, y cumplen el objetivo de servir de inspiración a los jóvenes interesados en la ingeniería civil.

La iniciativa está concebida para atraer a un público más joven a la catedral, que puede disfrutar de la historia de su entorno a la vez que se divierte. El canónigo Matthew Rushton es uno de los improvisados golfistas que miden su pericia con los palos, estos días. Incluso se ha atrevido a desafiar a un 'astro' del 'deporte de los hoyos' como es Marc Chapman; vencedor en el 'Loco Campeonato del Mundo de golf' de 2019.

Ambos jugadores mostraron sus habilidades en el recorrido. El canónigo Rushton firmó algunos golpes muy buenos con el putter y Chapman no siempre estuvo a la altura de la calidad que atesora.

Pero no todos están a favor de la medida. Para algunos relaciona a la iglesia con el ridículo pero desde el equipo de gestión de la catedral aseguran que los servicios de culto no se han visto afectados por la práctica del 'minigolf' y que quedan muchos espacios tranquilos por todo el edificio para rezar.

El campo de golf, que ha sido pagado por el organismo Rochester Bridge Trust, tendrá acceso libre para jugar durante el día y estará abierto durante todo el mes de agosto de 2019.