Última hora

Víctimas de la gentrificación en Portugal

Víctimas de la gentrificación en Portugal
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

María Augusta Ferrão no esperaba que la expulsaran de su casa a sus 86 años: "Sólo quería morir en la casa donde nací, en la casa donde murieron mis padres, mi marido y la madrina que me crió". Es una de las muchas víctimas de la gentrificación en Oporto, en Portugal. El año pasado, la nueva propietaria del edificio, donde ha pasado la mayor parte de su vida, le informó que tenía que irse y le propuso una casa más pequeña que cuesta 8 veces más. Casi todo lo que ingresa de su pensión. Ella se negó.

Prefiero que Dios me envíe al cementerio o que me tire por la ventana
María Agusta Ferrao
Víctima de la gentrificación

“Me dice que, si no me voy por las buenas, me hará irme por las malas”, destaca María Augusta Ferrão. Apunta que le ha amenazado en otras ocasiones: “¡En estos momentos no! Pero a veces me ha amenazado. Ahora, tengo en la mesita de noche el número de la comisaría. Si viene a verme, llamo a la policía, porque no puede venir a amenazarme”. Asegura que no quiere dejar su casa: "Prefiero que Dios me envíe al cementerio. O que me tire por la ventana. Tuve esa idea por un tiempo, pero el Señor me quitó la idea de la cabeza".

En el mismo edificio, hay otra mujer, con discapacidad física debido a un derrame cerebral, que también se niega a marcharse.... Ambas viven ahora en una obra en construcción, ya que el propietario comenzó a renovar el edificio con ellas dentro.

La hermana de la mujer que padece una discapacidad física apunta_: "La señora no tiene ningún problema. Quiere que salga de aquí por la fuerza. Ha demolido el baño. Cuando mi hermana salió, para recibir su pensión, cortó la mitad de la barandilla, así que mi hermana no pudo subir"_.

Lee también | Las cicatrices económicas de Portugal

El atractivo visado de oro portugués

Mientras que muchos portugueses luchan por no ser expulsados de las casas donde siempre han vivido, aquí muchos extranjeros pueden comprar fácilmente propiedades de lujo. Con invertir más de 500.000 euros consiguen un visado de oro. También hay extranjeros que se trasladan a Oporto debido a las ventajas fiscales que ofrece Portugal.

La posibilidad de pagar sólo el 20% de sus ingresos, junto con la calidad de vida que ofrece Portugal, hizo que Grzegorz Pawlik se mudara a Oporto. Es ingeniero de software y su trabajo forma parte de la lista de empleos con valor añadido, creada hace 10 años y renovada por el Gobierno.

“Trabajo para una empresa británica y tenemos flexibilidad para trabajar desde donde queramos y sólo un par de veces al año nos juntamos en Londres durante una o dos semanas”, destaca Pawlik.

Sé que es mucho para el mercado portugués y sé que mucha gente no puede permitírselo. Este es uno de los mayores problemas que tiene la ciudad de Oporto en particular
Grzegorz Pawlik
Ingeniero de programas

Grzegorz paga un alquiler de 700 euros por su apartamento en el centro de la ciudad. Un valor superior al salario mínimo portugués que es de 600: “Sé que es mucho para el mercado portugués y sé que mucha gente no puede permitírselo. Este es uno de los mayores problemas que tiene la ciudad de Oporto en particular”, añade Pawlik.

Portugal es uno de los países de la zona euro donde más ha subido el precio de la vivienda. El auge del turismo y los inversores extranjeros, atraídos por los visados dorados y los beneficios fiscales, han ayudado a que el valor de los inmuebles suba a un precio que los portugueses no pueden pagar.

Lee también | Elecciones en Portugal: ¿Camino de repetir la admirada "chapuza" electoral?

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.