Última hora
euronews_icons_loading
La Guardia Nacional Rusa, al servicio de los patos

Como en muchas otras capitales del mundo, el confinamiento provocado por el coronavirus ha permitido a los animales de Moscú gozar de un inusual descanso de contaminación acústica.

Este lunes, los soldados de la Guardia Nacional Rusa detuvieron el tráfico de una de sus calles más transitadas, la Avenida Leninsky, para permitir que toda una familia de patos pudiera cruzar al otro lado.

En las imágenes, que han corrido como la pólvora por las redes sociales en Rusia, puede verse a los oficiales cortando el tráfico sin tapujos para guiar a los patos al otro lado de una carretera de ocho carriles.

En total, 15 de estos animales llegaron a salvo a su destino, el Jardín Neskuchny, protagonizando la imagen del día en Moscú.