Última hora
euronews_icons_loading
Gases lacrimógenos para acabar con una pelea entre presos en Australia

Cerco policial y gases lacrimógenos para controlar una pelea multitudinaria en una cárcel de Sydney, en el oeste de Australia. El incidente, que obligó a desplegar a decenas de agentes, tuvo lugar en el Complejo Correccional de Long Bay, y comenzó después de que seis reclusos agredieran a otros dos por un asunto relacionado con el trapicheo de drogas. Uno de los presos tuvo que ser llevado al hospital tras ser mordido varias veces por un perro guardián.