Última hora
This content is not available in your region

La batalla de las Pymes italianas para beneficiarse del Fondo de Recuperación de la UE

euronews_icons_loading
La batalla de las Pymes italianas para beneficiarse del Fondo de Recuperación de la UE
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

"Compre una camiseta y pase una noche gratis en Roma". La idea se le ocurrió a Antonello Alivernini, anfitrión de Airbnb. Escribió a todos sus antiguos huéspedes durante la crisis del Coronavirus. Se había quedado sin clientes y necesitaba reactivar su negocio porque no había ninguna ayuda de Estado en perspectiva.

Ahora espera beneficiarse del Fondo de Recuperación de la Unión Europea. "Creo que la clave radica en que la Unión Europea reconozca a todos los ciudadanos como trabajadores y a todos los trabajadores como ciudadanos", afirma Antonello. "Lo primero primero es entender cómo trabaja y cómo vive la gente, solo así la Unión Europea y los Estados europeos comprenderán cómo ayudar a las personas".

Italia tiene más de cinco millones de pequeñas y medianas empresas, el sector del turismo representa más del 13% del PIB... Y miles de personas ya han perdido su trabajo.

La Unión Europea ha asignado a Italia 209 mil millones de euros, de los cuales 82 mil millones se entregarán en forma de subvenciones y el resto, de préstamos.

Este dinero proviene del Fondo de Recuperación aprobado por los líderes europeos. Pero, ¿cómo garantizar que todos podrán beneficiarse?

"Pedimos a la UE una atención especial a las pequeñas y medianas empresas, en particular a las microempresas, que representan una gran parte de este mundo. Pedimos medidas concretas articuladas en función del tamaño para no dejar fuera a las micro, a las pequeños", explica Elisa Vitella, de la Confederación Italiana de Pymes.

Los Estados miembros deben presentar un proyecto detallado sobre cómo gastarán el dinero. Deben dar prioridad a la digitalización y la economía verde. Y para las empresas más pequeñas, la respuesta podría pasar por incorporar la energía verde o el comercio electrónico a sus negocios.

“Hay que gastar bien el dinero porque Europa será muy estricta, sobre la calidad de los proyectos y sobre su viabilidad. La ejecución será tan importante como la calidad de los proyectos, habrá que ser claro respecto a los plazos", dice Patrizia Toia, eurodiputada del grupo Socialista. "El país debe desmostrar que tiene las ideas claras y que tiene capacidad para absorber el dinero . No podemos permitirnos llegar tarde”.

A la espera de que lleguen los ansiados fondos, los autónomos como Antonello lucharán para mantener a flote su negocio.