Última hora
This content is not available in your region

El médico de Donald Trump asegura que el mandatario ya no tiene síntomas de COVID-19

euronews_icons_loading
Donald Trump hace un gesto con sus pulgares tras regresar a la Casa Blanca el pasado lunes
Donald Trump hace un gesto con sus pulgares tras regresar a la Casa Blanca el pasado lunes   -   Derechos de autor  Alex Brandon/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Donald Trump lleva más de veinticuatro horas sin ningún síntoma de COVID-19. Lo asegura su médico presonal, el doctor Sean Conley, en un breve escrito difundido este miércoles en el que añade que el presidente de Estados Unidos lleva además cuatro días sin fiebre. Trump, que recibió un tratamiento experimental con anticuerpos sintétitos, presentaba rastros de anticuerpos contra la COVID-19 en el análisis sanguíneo que se hizo el lunes. Algunos expertos creen que podría haber contraído la enfermedad antes del jueves, cuando se anunció públicamente.

En cualquier caso, el mandatario no se ha dejado ver este miércoles. Según ha explicado el Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, tienen "protocolos de seguridad" para cuando el presidente, que sigue infectado con COVID-19, decida volver al despacho Oval.

Por lo pronto, Trump ha mostrado una actividad frenética en Twitter: ha llamado chiflado a Joe Biden, ha dado cifras erróneas sobre la enfermedad y ha presionado a los legisladores para que acepten propuestas de ayuda económica sectoriales tras cancelar abruptamente las negociaciones sobre un paquete de ayuda de más 2,2 billones de dólares para reactivar la economía estadounidense.

A menos de un mes de las elecciones presidenciales, el mandatario está muy por detrás del demócrata Biden en la mayoría de los sondeos. La Corte de Apelaciones le ha ordenado que entregue sus declaraciones de impuestos a la Fiscalía de Manhattan, que está investigando una posible “conducta criminal extensa y prolongada" de su grupo empresarial. Sin embargo, es poco probable que Trump, que está deseoso de volver a hacer campaña más allá de Twitter, entregue esos documentos antes de las elecciones.