Última hora
euronews_icons_loading
Seahorses swim in their tank at the Aquarium of Genoa, Northern Italy.

Un grupo de caballitos de mar blancos, en peligro de extinción, prospera en su nuevo hogar; un "hotel" artificial frente a la costa de Sídney. Se tratade una especie muy delicada cuyo hábitat está amenazado por la navegación y otras actividades humanas.

Un proyecto, iniciado durante el pasado mes de mayo, muestra ahora signos prometedores con la positiva evolución de crías de caballito de mar, en su nuevo entorno.

El caballito de mar blanco, también conocido como caballito de mar de Sídney o, por su nombre en latín, 'Hippocampus whitei', es nativo de la costa oriental de Australia. Su hábitat se extiende a lo largo de casi 1 500 kilómetros, desde la bahía de Hervey, en la región de la Costa Fraser, en el Estado de Queensland, hasta la cuenca de Saint Georges; una ciudad de la región de la Costa Sur de Nueva Gales del Sur.

El puerto de Sídney es uno de los estuarios de Nueva Gales del Sur en el que se puede encontrar animales de este tipo. El caballito de mar blanco está clasificado como especie 'en peligro' en la Lista Roja de la UICN.

El proyecto de conservación tiene como objetivo aumentar su población así como restaurar su hábitat natural en el puerto de la ciudad australiana. "Las poblaciones han disminuido en la última década debido a la pérdida de su hábitat. Por lo tanto, al liberar a estas crías, la idea es recuperar la especie. Hay que lograr que se apareen y se reproduzcan", señala el científico marino David Harasti en una entrevista en mayo de 2020.

El proyecto es una colaboración entre el Acuario de Sídney SEA LIFE, el Departamento de Industrias Primarias de Pesca de Nueva Gales del Sur y la Universidad de Tecnología de Sídney . En marzo se colocaron nueve 'hoteles de caballitos de mar' en aguas cercanas a la playa de Clifton Gardens, en Mosman. Estos 'hoteles' pasaron dos meses bajo el agua cultivando corales, esponjas y algas.

"A medida que el acero degrada muchos corales, esponjas y organismos marinos incrustados y se apodera de esa estructura, se convierte en un hábitat realmente adecuado para los caballitos de mar y para su sustento.

En mayo, 95 caballitos de mar, que fueron criados en cautiverio, fueron liberados en su nuevo hogar.

Los expertos del SEA LIFE Sydney Aquarium dicen ahora que las crías de caballitos de mar prosperan con con éxito, cuatro meses después de su liberación.

El Departamento de Industrias Primarias del Gobierno de Nueva Gales del Sur señala que, en las últimas dos décadas, el caballito de mar blanco ha perdido grandes cantidades de hábitat natural debido a los daños causados por las amarras y las anclas de los barcos. En algunos estuarios, como los que están alrededor de Port Stephens, a 200 kilómetros al norte de Sídney, se ha producido una disminución del 90 % de su hábitat natural.

Los caballitos de mar son una de las tres únicas especies animales en las que el período de gestación y el parto corren a cargo del macho; recibe los huevos de la hembra y los aloja en una especie de 'bolsa' en su abdomen. Los huevos son fertilizados por el esperma dentro de esa 'bolsa' y son incubados durante 24 días. Los hipocampos son monógamos y se unen a sus parejas de por vida. El macho del caballito de mar blanco puede dar a luz a entre 150 y 200 crías a la vez.

"Se reproducen muy bien. El problema está en la naturaleza. Cuando las crías de caballito de mar nacen, miden sólo un centímetro de largo, y parecen 'sabrosos bocadillos' para todos los peces que los rodean", explicaba Harasti.