Última hora
euronews_icons_loading
Un 'autocine' para celebrar misa

Mientras que la mayoría de las iglesias en Venezuela han estado cerradas durante siete meses debido al confinamiento, el sacerdote católico Jonathan González ha transformado el aparcamiento de su iglesia en un autocine para dar misa.

Desde las puertas traseras del Santuario Nuestra Señora de Coromoto, en el barrio de clase media de El Paraíso, al oeste de la capital, González, junto con otros sacerdotes, celebran misas cada quince días.

El domingo, decenas de feligreses escucharon y participaron en la ceremonia desde la comodidad de sus coches. Cumpliendo con las restricciones del coronavirus, los sacerdotes realizan la ceremonia y se acercan a los coches sólo para entregar la hostia en la mano de los feligreses durante la comunión.