Última hora
This content is not available in your region

Bruselas impone aranceles a Estados Unidos, pese a Biden

euronews_icons_loading
Bruselas impone aranceles a Estados Unidos, pese a Biden
Derechos de autor  Carolyn Kaster/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

A pesar de la victoria de Joe Biden, la Unión Europea mantiene la presión en su disputa comercial con Washington.

Este mismo lunes, Bruselas ha anunciado que impone aranceles a Estados Unidos por valor de 3.600 millones de euros, respondiendo así a una medida similar adoptada al otro lado de Atlántico.

El Comisario Europeo de Comercio, Valdis Dombrovskis, ha explicado que el objetivo no es intensificar la disputa, pero que debido a la falta de progresos, era necesario imponer contramedidas. “Además de los aranceles a los aviones, también habrá aranceles sobre los bienes agrícolas e industriales”, ha dicho.

Esta guerra arancelaria es el resultado de una vieja disputa surgida a raíz de los subsidios que se han concedido a ambos lados del Atlántico a los constructores de aviones: a Boeing, en Estados Unidos, y a Airbus, en Europa.

En Bruselas, afirman que los aranceles podría suspenderse si Washington hace lo mismo. Y según los expertos, estamos más ante una advertencia que ante un castigo.

“Cuando la UE decide imponer medidas, no las impone desde el primer día. No se aplican al día siguiente. Esas medidas tardan unos meses en ponerse en marcha. El mensaje de Bruselas es: estamos listos para actuar si no nos sentamos a negociar”, explica André Sapir, investigador del instituto Bruegel.

Sentarse a negociaciones será más fácil con Joe Biden que con Donald Trump. Pero es improbable que el presidente electo borre por completo todas las políticas comerciales de su predecesor en favor de un acuerdo de libre comercio renovado.

“Aunque la relación entre Bruselas y Washington va a ser mucho mejor que bajo el presidente Trump, nadie espera que el presidente Biden, al menos durante bastante tiempo, lance o relance acuerdos comerciales bilaterales con algún país o con la UE”, añade André Sapir.

Otras cuestiones económicas, como los impuesto a los gigantes digitales o la influencia comercial de China, también estarán en la agenda común de europeos y estadounidenses una vez que Biden se mude a la Casa Blanca.