euronews_icons_loading
Escaparates de los grandes almacenes de París, Francia

Pese a la pandemia de COVID-19, París será siempre París, y la magia de la Navidad le planta cara al coronavirus no renunciando a una de las tradiciones más mágicas, sobre todo para los niños (aunque los mayores también se cuelan), los escaparates navideños de los grandes almacenes del bulevar Haussmann. Unos almacenes que, por ahora, permanecen cerrados debido a las restricciones impuestas para luchar contra la pandemia pero que podrían volver a abrir a principios de diciembre.

Cada año rivalizan de ingenio con sus creaciones que se preparan con unos diez mese de antelación en talleres de las afueras de París. Escaparates con animaciones que presentan productos que están a la venta pero también otros que son un puro trabajo de artesanía y que ponen en escena diversos personajes,

En los almacenes Le Printemps, el artista Peter Diamond ha creado un cuento de Navidad. Sus personajes Jules y Violeta están durmiendo en su habitación cuando son transportados en sus sueños. Se despiertan en el corazón de los grandes almacenes. De repente, los pisos se animan y se encadenan increíbles encuentros. Durante esta noche mágica, los dos jóvenes aventureros irán de descubrimiento en descubrimiento.

En esta edición la mascarilla es obligatoria, pero no esconde los ojos de los mayores y más pequeños que brillan quizás con más ilusión que otros años; por lo menos la COVID-19 no nos ha robado esta tradición que se prolongará hasta entrado enero de 2021.