Última hora
euronews_icons_loading
MOSE no se levantó y Venecia se inundó

Las fuertes lluvias, que han azotado Italia, han inundado parcialmente Venecia, que vive un nuevo episodio de "acqua alta" sin que haya sido activado el MOSE, el sistema de diques construido para proteger la ciudad de estas subidas.

La plaza de San Marcos y el centro histórico de la ciudad están anegados.

"La situación es terrible, estamos bajo el agua de manera dramática", señaló Carlo Alberto Tessein, procurador de la Basílica de San Marcos, quien aseguró que "el nártex está completamente inundado y, si el nivel sigue subiendo, también se inundarán las capillas interiores".

El sistema de diques, conocido como MOSE, que se tardó más de quince años en construir para proteger Venecia de las cada vez más frecuentes inundaciones, fue probado por primera vez el 3 de octubre y se ha activado en varias ocasiones para frenar la marea.

Normalmente está previsto que las 58 puertas móviles de estas barreras se pongan en marcha siempre que se esperen más de 110 centímetros de "acqua alta".

En esta ocasión, MOSE no se activó porque las previsiones fallaron ya que un anómalo reforzamiento del viento con la marea provocó un episodio de agua alta superior al previsto.

Varios comerciantes del centro histórico se quejaban y protestaban por la decisión de no haber levantado las barreras, pese a las previsiones. Una queja compartida por el propio alcalde, Luigi Brugnaro.

La obra consiste en tres barreras submarinas que se elevan para cerrar las tres salidas de la laguna veneciana a mar abierto: Malamocco, Lido y Chioggia. Su construcción costó 5.500 millones de euros, mucho más de lo que se había previsto y ha sufrido cuantiosos retrasos, además de escándalos de corrupción.

En noviembre del año pasado, Venecia sufrió una de sus peores "acquas altas", con unos niveles "excepcionales" solo superados por la catástrofe de 1966.