Última hora
This content is not available in your region

BAEZA, ciudad del silencio dorado

BAEZA, ciudad del silencio dorado
Derechos de autor  Turismo Andaluz
Tamaño de texto Aa Aa

Esta antigua e ilustre ciudad está situada en el centro geográfico de Andalucía, cerca del río Guadalquivir, en un paisaje de tierras fértiles repleto de campos de hortalizas, cereales y olivos.

Las raíces del denominado Cerro del Alcázar, la primera Ciudad de Bronce, se remontan a la prehistoria, cuando se fundó sobre un promontorio natural. Íberos, romanos y andaluces poblaron esta loma amurallada que en la actualidad sigue dominando un paisaje interminable de olivos que desciende hasta las orillas del Guadalquivir. Pero no fue hasta la llegada de la primera Era Moderna, en el siglo XV, cuando Baeza se convirtió en uno de los centros culturales, eclesiásticos y educativos más importantes de los reinos de la península. Durante este periodo, las ideas renacentistas italianas se colaron en todos los rincones del entramado de la ciudad, dando lugar a construcciones únicas.

© Turismo Andaluz

Los turistas pueden disfrutar de un fantástico recorrido monumental entre la Plaza de Santa María, centro de una ciudad medieval mágica detenida en el tiempo, y el Paseo de la Constitución, lugar de reunión de la gente de la zona construido originalmente para albergar el mercado de la ciudad. El camino se ha declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO, uno de los muchos lugares de Baeza que gozan de este honor. La Catedral de la ciudad, anteriormente una gran mezquita, y el Seminario de San Felipe Neri también gozan de esta distinción, junto con otros muchos edificios religiosos y monumentos. En la cercana Plaza de Santa Cruz se encuentran el Palacio Jabalquinto, uno de los ejemplos más representativos del estilo gótico isabelino, y la Antigua Universidad. En Baeza la historia sigue viva en lugares como las Antiguas Carnicerías, donde se cortaba y se vendía carne en el siglo XVI, o el Balcón del Concejo y las ruinas del Convento de San Francisco, huellas que ha ido dejando la vida en la ciudad a lo largo de los siglos.

Esta ciudad llena de calma y tranquilidad es ideal para disfrutar de largos paseos por sus calles. El silencio y los aromas del aceite pueden hacer pensar al visitante que Baeza es una ciudad pequeña e industrial, cuando en realidad se trata de una localidad con una cultura incomparable. Su arquitectura única y sus tesoros artísticos sirvieron de inspiración al famoso poeta español Antonio Machado, cuando pasó siete años enseñando francés en el instituto de la ciudad. Antes que él, San Juan de la Cruz y Argote de Molina, un soldado convertido a escritor, también fueron habitantes ilustres de la cuidad. La luz dorada que ilumina sus edificios sigue siendo una fuente de inspiración. Pasear por esas calles dejará en los visitantes la grata sensación de haber conocido el legado que sus célebres habitantes dejaron en la ciudad.

© Turismo Andaluz

Con su larga historia, Baeza sigue fluyendo al ritmo de las estaciones. El año está marcado por la tradicional Semana Santa, cuyo fervor religioso se hace sentir en toda la provincia de Jaén. Las procesiones aquí son más íntimas que en la vecina Úbeda, pero son el momento perfecto para disfrutar de la ciudad y de su hospitalidad. La Romería de Yedra es otro evento anual que merece la pena presenciar.

Fuera de la ciudad, en el municipio de Baeza, también se encuentra Laguna Grande, un espacio natural protegido. Además de su belleza natural, esta laguna tiene gran importancia ecológica y es la más extensa de toda la provincia. Se alimenta del río Torres y alberga un gran número de especies, sobre todo aves, lo que lo convierte en un lugar ideal para los amantes de la naturaleza.