Última hora
euronews_icons_loading
Hacer de tu bar una vivienda para protestar contra el cierre de la hostelería

La propietaria de un café en Bélgica, se encierra a vivir en su local a modo de protesta por el cierre de su sector durante meses para frenar la propagación del coronavirus.

Aunque el gobierno está proporcionando ayuda financiera a bares, cafés y hoteles - 2.700 euros al mes, eso no es suficiente para que muchos sobrevivan.

Alrededor del 40 por ciento de los establecimientos hoteleros ya estaban al borde de la quiebra después del primer confinamiento, según una encuesta realizada el año pasado por la Foodservice Alliance.