Última hora
This content is not available in your region

Más restricciones en Europa por la pandemia

euronews_icons_loading
Más restricciones en Europa por la pandemia
Derechos de autor  Christophe Ena/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

El coronavirus obliga a Holanda a establecer el primer toque de queda desde la Segunda Guerra Mundial. Según los responsables sanitarios, la variante británica del virus, mucho más contagiosa, podría suponer la mayoría de los casos en febrero.

El Gobierno de coalición, que dirige Mark Rutte, ha anunciado además otros 7.600 millones de euros en ayudas a las empresas para evitar la pérdida de empleos.

El principal partido de la oposición, la extrema derecha de Geert Wilders, ha criticado con fuerza las restricciones al considerar que recortan las libertades y que son "un signo de importancia y pánico del Gobierno".

Bronca en la República Checa

Espectáculo bochornoso en la sede de la soberanía popular en la República Checa. La sesión del Parlamento en la que se debatía la extensión del estado de emergencia durante treinta días acabó en insultos y agresiones. Un diputado habló sin mascarilla insultando a otros colegas, el presidente de la cámara cortó su micrófono y comenzó la escaramuza. Finalmente, las restricciones se prorrogaron hasta el 14 de febrero. El país tiene ahora mismo la mayor tasa de incidencia de toda la Unión Europa, casi 1400 casos por cada 100.000 habitantes.

Portugal cierra colegios y universidades

Mayor consenso ha habido en Portugal para imponer el cierre de las clases que no contemplaba el confinamiento decretado hace una semana. El avance de la cepa británica preocupa y el primer ministro Antonio Costa ha manifestado que colegios y universidades compensarán las horas perdidas durante el resto del año.

El país lleva días batiendo sus records de mortalidad y es el primero en nuevos contagios en relación con su población.

Hungría va por libre

Y Hungría se ha convertido en el primer país comunitario en aprobar la vacuna rusa Sputnik V. La desarrollada por Astrazeneca y la universidad de Oxford también ha recibido la luz verde.

Budapest se aleja así del acuerdo con el resto de socios para establecer una política común de vacunación. Las autoridades están en negociaciones con China para aprobar el antídoto contra la covid-19 desarrollado en ese país.