Última hora
euronews_icons_loading
Badgad se vuelca en su acogida a Francisco, el primer papa que visita Irak

Aunque al papa le costaba caminar, por las secuelas de la fuerte ciática que lo mantuvo alejado de sus compromisos a finales del pasado mes de enero, su cara reflejaba la felicidad por la cálida acogida recibida en Bagdad, la capital de Irak.

El primer ministro iraquí, Mustafa al Kazemi, recibió a Francisco, el primer pontifice en viajar a este país, al pié del avión para luego mantener un encuentro distendido y sin mascarillas pero el papa no olvida la COVID y sobre todo las vacunas que recordó deben distribuirse de manera equitativa.

Pese al ambiente festivo, el papa rogó a los políticos que en esta fase de reconstrucción del país "combatan la plaga de la corrupción, los abusos de poder y la ilegalidad".

Y ante la asamblea de autoridades y miembros del cuerpo diplomático, Francisco se presentó como "penitente que pide perdón al Cielo y a los hermanos por tantas destrucciones y crueldad" y "como peregrino de paz".