Última hora
euronews_icons_loading
Un operario recoge naranjas en Sevilla.

Sevilla transforma sus naranjas en energía eléctrica para poner en marcha una de sus depuradoras. En esta época del año, la ciudad española se tiñe de naranja. La capital de la región andaluza del sur de España se transforma en uno de los mayores naranjales de Europa, con las naranjas de Sevilla -como se las conoce- colgando de sus árboles.

Pero estas naranjas amargas -originarias del sudeste asiático y difundidas por el hombre en todo el mundo- apenas se consumen aquí. Ahora, la empresa de aguas de Sevilla, Emasesa, ha puesto en marcha un plan piloto que utiliza los cítricos de las calles de la ciudad para generar energía limpia que hace funcionar una de sus depuradoras.