Última hora
This content is not available in your region

Michael Collins, el "astronauta olvidado" del Apolo 11, muere a los 90 años

Por Reuters
Michael Collins, el "astronauta olvidado" del Apolo 11, muere a los 90 años
Michael Collins, el "astronauta olvidado" del Apolo 11, muere a los 90 años   -   Derechos de autor  (c) Copyright Thomson Reuters 2021. Click For Restrictions - https://agency.reuters.com/en/copyright.html
Tamaño de texto Aa Aa

Por Rosalba O’Brien

April 28 (Reuters) – El piloto del Apolo 11 Michael Collins, llamado el “astronauta olvidado” por haber permanecido a bordo del módulo de mando mientras Neil Armstrong y Buzz Aldrin realizaban el histórico alunizaje de 1969, falleció el miércoles a los 90 años.

Un comunicado emitido por su familia dijo que Collins murió de cáncer.

A menudo descrito como el tercer astronauta en la misión histórica, Collins permaneció solo en el módulo de comando durante más de 21 horas hasta que sus dos compañeros astronautas regresaron al módulo lunar. Perdió contacto con el control de la misión en Houston cada vez que la nave espacial rodeó el lado oscuro de la luna.

“Desde Adán, ningún humano ha conocido una soledad como Mike Collins”, decía el diario de la misión, refiriéndose a la figura bíblica.

Collins escribió un relato de sus experiencias en su autobiografía de 1974, “Carrying the Fire”, pero evitó en gran medida la publicidad.

“Sé que sería un mentiroso o un tonto si dijera que tengo el mejor de los tres asientos del Apolo 11, pero puedo decir con verdad y ecuanimidad que estoy perfectamente satisfecho con el que tengo”, dijo Collins en comentarios publicados por la NASA en 2009.

El administrador interino de la NASA, Steve Jurczyk, aclamó el miércoles a Collins como “un verdadero pionero”.

“La NASA lamenta la pérdida de este piloto y astronauta consumado, un amigo de todos los que buscan ampliar el potencial humano (…) Su espíritu nos acompañará mientras nos aventuramos hacia horizontes más lejanos”, dijo Jurczyk en un comunicado.

En Twitter, Aldrin rindió homenaje a Collins, diciendo: “Querido Mike, dondequiera que hayas estado o estés, siempre tendrás el fuego para llevarnos hábilmente a nuevas alturas y al futuro”.

Como muchos de la primera generación de astronautas estadounidenses, Collins comenzó como piloto de pruebas de la Fuerza Aérea.

En 1963, fue elegido por la NASA para su programa de astronautas y su primer viaje al espacio fue en 1966 como piloto de Gemini X, parte de las misiones que prepararon el programa Apollo de la NASA.

Su segundo y último vuelo espacial fue el histórico Apolo 11.

Evitó gran parte de la fanfarria mediática que recibió a los astronautas en su regreso a la Tierra, y luego criticó con frecuencia el culto a la celebridad.

Después de un breve período en el gobierno, Collins se convirtió en director del Museo Nacional del Aire y el Espacio, y dejó el cargo en 1978. También fue autor de varios libros relacionados con el espacio.

Su recuerdo más fuerte del Apolo 11, relató, fue mirar hacia la Tierra, que dijo que parecía “frágil”.

“Realmente creo que si los líderes políticos del mundo pudieran ver su planeta desde una distancia de 100.000 millas, su perspectiva podría cambiar fundamentalmente. (Si vieran que) todas las fronteras importantes son invisibles, ese argumento sería silenciado”, apuntó.

(Reporte de Rich McKay; Editado en español por Javier López de Lérida y Juana Casas)