Última hora
euronews_icons_loading
Nueva noche de enfrentamientos y detenciones en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este

Los enfrentamientos no cesan entre palestinos y colonos israelíes en Jerusalén este. Los disturbios de este jueves por la noche protagonizados por ambos bandos, con la policía como tercera protagonista, se saldaron con el incendio de un coche y el arresto de quince palestinos.

Todo habría comenzado tras la amenaza de desalojo de cuatro familias palestinas de sus hogares. Según informa la policía, los manifestantes palestinos fueron los encargados de prender fuego al vehículo para a continuación lanzar piedras frente a una casa ocupada por colonos judíos.

Se trata de la segunda noche consecutiva de disturbios en el barrio de Sheikh Jarrah, zona de conflictos desde hace años por la disputa de tierras que mantienen los refugiados palestinos y los colonos judíos en el estratégico distrito cercano a la Ciudad Vieja de Jerusalén. La reciente decisión judicial de desalojo de familias palestinas de viviendas reclamadas por organizaciones colonas israelíes ha sido ahora el detonante de la reactivación de estas tensiones.

Todo ello en medio de la inminente celebración por parte de los musulmanes del último viernes del mes de ayuno del Ramadán, con decenas de miles de fieles palestinos llamados a reunirse en el recinto sagrado de la mezquita de Al-Aqsa.

Preocupación de la ONU

La violencia ha ido claramente en aumento durante las últimas semanas en Cisjordania y Jerusalén, y la ONU ya ha mostrado su preocupación por una tensión que este mismo jueves se saldó con la vida de dos jóvenes, uno palestino y otro israelí, en dos incidentes separados. El pasado domingo moría también una mujer palestina tras recibir disparos de soldados israelíes a los que se acercó portando un cuchillo.

A través de un comunicado, el enviado de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, mostraba su "profunda preocupación por el aumento de las tensiones y la violencia en Cisjordania ocupada, incluyendo Jerusalén Este, desde el comienzo del mes sagrado de Ramadán".

Wennesland recordó también que el Ejército israelí "debe ejercer la máxima moderación y usar la fuerza letal solo cuando sea estrictamente inevitable para proteger la vida".

El enviado de la ONU llamó también en su comunicado a "líderes políticos, religiosos y comunitarios" de ambas partes a "oponerse firmemente a la violencia, la incitación y la retórica incendiaria".