Última hora
euronews_icons_loading
Manifestantes indígenas asistieron a una marcha antigubernamental en Cali, Colombia, el 12 de mayo de 2021.

Centenares de indígenas salieron el miércoles de Cali, principal ciudad del suroeste de Colombia y epicentro de las protestas contra el Gobierno, en una colorida caravana que recorrió varios puntos de las manifestaciones donde fueron aplaudidos y vitoreados por las personas que estaban allí.

Durante la tercera jornada de paro nacional del 12 de mayo, los indígenas se despidieron de una ciudad a la que llegaron hace más de 10 días para apoyar las protestas que hay desde el 28 de abril y donde se han vivido momentos de tensión y han sufrido ataques como los del domingo pasado.

Entonces, supuestos civiles armados dispararon contra la minga -como se conoce a las protestas de estas comunidades- en el sur de la ciudad e hirieron a ocho guardias indígenas, mientras la Policía alega que habían recibido reportes de robos y saqueos por parte de los indígenas.

"La minga llegó a Cali con un objetivo de acompañar a los jóvenes y la ciudadanía porque nos estaban masacrando y un mecanismo que tiene esta minga son los procesos de resistencia civil que nos han permitido en ocasiones hacer acciones humanitarias y mediar", expresó a Efe Aida Quilcué, vocera del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

"Hemos cumplido uno de los objetivos al llegar a Cali porque logró minimizar esas acciones represivas que en el momento estaba, siento que han minimizado por lo menos las muertes", agregó.