Última hora
This content is not available in your region

La tregua entre Israel y Hamás se afianza tras 11 días de combates

La tregua entre Israel y Hamás se afianza tras 11 días de combates
La tregua entre Israel y Hamás se afianza tras 11 días de combates   -   Derechos de autor  (c) Copyright Thomson Reuters 2021. Click For Restrictions - https://agency.reuters.com/en/copyright.html
Tamaño de texto Aa Aa

Por Nidal al-Mughrabi y Dan Williams

GAZA / JERUSALÉN, 21 may (Reuters) – La tregua alcanzada entre Israel y Hamás con mediación de Egipto se afianzó el viernes tras la peor escalada de violencia de los últimos años. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se comprometió a prestar ayuda a la devastada Franja de Gaza y Naciones Unidas instó a reanudar el diálogo entre israelíes y palestinos.

Los bombardeos de Israel sobre Gaza y los ataques con cohetes de los militantes sobre las ciudades israelíes cesaron tras 11 días en virtud de un acuerdo con la mediación de Egipto, pero con las negociaciones para mantener la estabilidad aún por celebrar, no está claro cuánto durará.

Cinco cuerpos más fueron sacados de los escombros en el densamente poblado enclave palestino, elevando el número de muertos a 243, incluidos 66 niños, con más de 1.900 heridos y daños en infraestructuras críticas, así como en miles de viviendas.

En Israel, el ejército dijo que un soldado había muerto, así como 12 civiles. Cientos de personas han sido tratadas por heridas en las salvas de cohetes que causaron pánico y enviaron a la gente a refugiarse en lugares tan lejanos como Tel Aviv.

Los altavoces de las mezquitas celebraban “la victoria de la resistencia lograda sobre la Ocupación (Israel)”. Los coches que circulaban al amanecer por Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este, ondeaban banderas palestinas y tocaban el claxon, haciéndose eco de las escenas de Gaza.

En la cuenta atrás para el alto el fuego de las 2 de la madrugada (2300 GMT del jueves), continuaban las salvas de cohetes palestinos e Israel llevó a cabo al menos un ataque aéreo.

Cada una de las partes dijo que estaba preparada para tomar represalias por cualquier violación de la tregua por parte de la otra. Egipto dijo que enviaría dos delegaciones para supervisar el alto el fuego.

La violencia estalló el 10 de mayo, desencadenada por la ira de los palestinos ante las supuestas restricciones israelíes a sus derechos en Jerusalén, en especial durante los enfrentamientos de la policía con manifestantes en la mezquita de Al-Aqsa durante el mes de ayuno del Ramadán.

Los enfrentamientos hicieron que muchos palestinos de Gaza no pudieran celebrar la fiesta del Eid al-Fitr al finalizar el Ramadán. El viernes se celebraron en toda Gaza comidas de Eid aplazadas.

En Israel, las emisoras de radio que habían emitido noticias y comentarios durante todo el día volvieron a emitir música pop y canciones populares.

NÚMERO DE MUERTOS, RECONSTRUCCIÓN

Israel dijo que ha matado al menos a 160 combatientes, pero Hamás, el grupo militante islamista que gobierna Gaza, presentó los combates como una resistencia exitosa ante un enemigo militar y económicamente más fuerte.

Las autoridades cifraron en 12 el número de víctimas mortales en Israel, donde cientos de personas fueron atendidas por las heridas causadas por los ataques con cohetes, que provocaron el pánico y obligaron a la gente a correr hacia los refugios.

“Es cierto que la batalla termina hoy, pero Netanyahu y el mundo entero deben saber que nuestras manos están en el gatillo y que seguiremos aumentando las capacidades de esta resistencia”, dijo Ezzat El-Reshiq, un alto miembro del buró político de Hamás, refiriéndose al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

El-Reshiq dijo a Reuters en Doha que las demandas del movimiento incluían la protección de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén y el fin del desalojo de varios palestinos de sus hogares en Jerusalén Este.

En Israel, el alivio fue agridulce.

“Es bueno que el conflicto termine, pero desgraciadamente no siento que tengamos mucho tiempo antes de la próxima escalada”, dijo en Tel Aviv Eiv Izyaev, un ingeniero de software de 30 años.

En medio de la creciente alarma mundial, Biden había instado a Netanyahu a procurar la desescalada, mientras Egipto, Qatar y Naciones Unidas intentaban mediar.

En un discurso televisado el jueves, Biden dio el pésame a los israelíes y palestinos afligidos y dijo que Washington trabajaría con las Naciones Unidas “y otras partes interesadas internacionales para proporcionar asistencia humanitaria rápida” para Gaza y su reconstrucción.

Tras días de ataques aéreos israelíes que destruyeron torres residenciales y dañaron las líneas eléctricas, las autoridades de Gaza dijeron que unas 16.800 viviendas habían sufrido daños y que los residentes recibían tres o cuatro horas de electricidad, en comparación con las 12 horas que tenían antes de los combates.

El ejército israelí afirma que sus ataques aéreos destruyeron túneles utilizados por Hamás, casas de comandantes militantes, lugares de lanzamiento de cohetes e instalaciones de producción y almacenamiento de armas.

Las autoridades palestinas cifran el coste de la reconstrucción de Gaza en decenas de millones de dólares, mientras que los economistas afirman que los combates podrían frenar la recuperación económica de Israel tras la pandemia de COVID-19.

Biden dijo que la ayuda a Gaza se coordinaría con la Autoridad Palestina —dirigida por el rival de Hamás, el presidente Mahmud Abbas, y con sede en la Cisjordania ocupada por Israel— “de una manera que no permita a Hamás simplemente reponer su arsenal militar”.

Hamás es considerado un grupo terrorista en Occidente y por Israel, que se niega a reconocerlo.

(Informe de Nidal al-Mughrabi y Dan Williams; Informe adicional de Michelle Nichols en Nueva York, Stephen Farrell en Jerusalén y Rami Ayyub en Tel Aviv; Escrito por Dan Williams; Editado por Howard Goller y Michael Perry; Traducido por Darío Fernández)

euronews provides breaking news articles from reuters as a service to its readers, but does not edit the articles it publishes. Articles appear on euronews.com for a limited time.