Última hora
This content is not available in your region

Autoridades Fed se acercan a abrir debate sobre reducción de estímulos

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Autoridades Fed se acercan a abrir debate sobre reducción de estímulos
Autoridades Fed se acercan a abrir debate sobre reducción de estímulos   -   Derechos de autor  (c) Copyright Thomson Reuters 2021. Click For Restrictions - https://agency.reuters.com/en/copyright.html
Tamaño de texto Aa Aa

Por Ann Saphir y Howard Schneider

WASHINGTON (Reuters) – Las autoridades de la Reserva Federal han comenzado a reconocer que están más cerca de debatir cuándo retirar parte de su apoyo para la economía estadounidense, incluso cuando dicen que el respaldo aún es necesario para impulsar la recuperación y el empleo.

“Estamos hablando sobre reducción”, dijo el martes a CNBC la presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, refiriéndose al posible recorte de las compras mensuales en activos por 120.000 millones de dólares. Esas compras de bonos, junto con tasas de interés cercanas a cero, buscan rebajar los costos de los préstamos y fomentar la contratación y la inversión.

“Quiero asegurarme que todos sepan que no se trata de hacer algo ahora”, agregó Daly. Señaló que si bien es “optimista” sobre la caída del desempleo, la economía aún está a más de 8 millones de puestos de trabajo de donde estaba antes de la pandemia, que aún no ha terminado. “En este momento, la política monetaria está en un muy buen lugar… tenemos que ser pacientes”.

Más temprano el martes, el vicepresidente Richard Clarida también abrió la puerta para hablar sobre que la Fed reduzca el respaldo en algún momento. “Bien puede ser… que llegue un momento en las próximas reuniones en que estaremos en el punto en el que podamos comenzar a discutir la reducción del ritmo de compra de activos”, dijo en Yahoo Finance. “Ese no fue el tema central de la reunión de abril. Dependerá del flujo de datos”.

Esta sugerencia de que hablar sobre la reducción podría volverse apropiado es un cambio con respecto a hace apenas un mes cuando el presidente del banco central, Jerome Powell, dijo que “aún no era” el momento de siquiera contemplar la posibilidad de tener esa conversación.

Las autoridades de la Fed han prometido avisar a los mercados con suficiente antelación antes realizar cambios a la política monetaria, para evitar que se repita el repunte de los rendimientos de los bonos después de que el expresidente de la Fed Ben Bernanke sorprendiera a los mercados al señalar una reducción de la compra de bonos en 2013.

Desde su reunión de abril, dos presidentes de bancos regionales de la Reserva Federal han instado públicamente a que la discusión comience pronto, y otros han destacado los riesgos en caso de que una ronda actual de aumentos de precios se convierta en un ciclo de inflación más arraigado.

La próxima reunión del banco central será el 15 y 16 de junio. La Fed ha prometido que no subirá las tasas de interés hasta que la economía vuelva al pleno empleo y vea que la inflación alcance el 2% y se encamine a superar ese nivel.

Esa postura preocupa a algunos analistas que creen que la Fed se ha relajado demasiado sobre la inflación y está preparando el escenario para una ronda dolorosa de aumentos abruptos de las tasas de interés para combatir la inflación y que también podrían hacer que la economía vuelva a la recesión.

La mayoría de los responsables de la Fed se han aferrado a la opinión de que el reciente aumento de la inflación será transitorio, dados sus orígenes en los cuellos de botella de la oferta y del mercado laboral que con el tiempo se resolverán.

Pero no todos están completamente convencidos. En declaraciones la noche del lunes, la presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, destacó la “tremenda” cantidad de estímulo fiscal que se ha inyectado en la economía y dijo que “no está inclinada a descartar las señales de precios actuales ni a depender demasiado de las relaciones históricas y la dinámica al juzgar las perspectivas de inflación”.

Clarida aseguró el martes que cree que la Fed podrá frenar cualquier brote de inflación con una retórica dura y subidas de tasas de interés más modestas que permitirían que continúe el crecimiento económico.

(Reporte de Howard Schneider y Ann Saphir, Editado en Español por Manuel Farías)