Última hora
This content is not available in your region

Australia detecta la variante Delta en el brote de Melbourne

Australia's Victoria detects Delta COVID-19 virus variant in latest outbreak
Australia's Victoria detects Delta COVID-19 virus variant in latest outbreak   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Renju Jose

SÍDNEY, 4 jun – Las autoridades del estado australiano de Victoria declararon el viernes que habían detectado por primera vez una variante altamente infecciosa del virus de COVID-19 en el último brote de Melbourne, lo que aviva el temor a un aumento de los casos.

La variante Delta, que ha sido clasificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una de las cuatro variantes de COVID-19 preocupantes debido a la evidencia de que se propagan con mayor facilidad, es probablemente la causante del último brote devastador en la India.

“Se trata de una variante muy preocupante”, declaró a la prensa en Melbourne Brett Sutton, jefe de Sanidad del estado de Victoria. “El hecho de que sea una variante diferente a otros casos significa que no está relacionada, en términos de transmisión, con estos casos”.

Sutton dijo que la nueva variante no se había relacionado con ninguna infección de COVID-19 secuenciada en toda Australia desde la cuarentena del hotel o en otro lugar.

“Es preocupante que no esté vinculada a otros casos, pero estamos persiguiendo a todos los contactos de los casos primarios… e investigando dónde podría haberse adquirido”, dijo Sutton.

La variante Delta se detectó en dos miembros de una familia que viajó a la vecina Nueva Gales del Sur (NSW) hace dos semanas siendo probablemente infecciosa y visitó varios lugares turísticos populares en el sur del estado.

Sutton dijo que estaba “dentro de los límites de la posibilidad” de que los casos pudieran haber contraído la variante Delta en Nueva Gales del Sur, pero que se necesitarían más pruebas.

Nueva Gales del Sur, el estado más poblado de Australia, no ha registrado ningún contagio interno en un mes.

Victoria, el segundo estado más poblado de Australia, se enfrenta a un nuevo brote —64 casos desde el 24 de mayo— después de más de tres meses sin casos, imponiendo duras restricciones a la movilidad y cerrando gran parte de su economía. El Gobierno ha vinculado todos los casos a un único viajero liberado de la cuarentena tras dar negativo en las pruebas.

Melbourne se encuentra en una segunda semana de estricto confinamiento después de que se prolongara una semana más, hasta el 10 de junio, pero algunas restricciones en otros lugares del estado se relajaron desde el jueves por la noche.

Las autoridades achacaron la extensión de los duros cierres en Melbourne a la variante Kappa, detectada por primera vez en la India, que describieron como una cepa contagiosa, aunque los nuevos casos se han mantenido en un solo dígito durante ocho días seguidos.

Los confinamientos rápidos, las restricciones fronterizas regionales y las estrictas normas de distanciamiento social han ayudado en gran medida a Australia a frenar brotes anteriores y a mantener sus cifras de COVID-19 relativamente bajas, con algo más de 30.100 casos y 910 muertes.

Alrededor del 20% de la población adulta de Australia se ha vacunado con una dosis, y se ha administrado un total de casi 4,8 millones de vacunas.

euronews provides breaking news articles from reuters as a service to its readers, but does not edit the articles it publishes. Articles appear on euronews.com for a limited time.