Última hora
This content is not available in your region

Acuerdo sobre Boeing y Airbus oculta las fisuras en la relación comercial entre la UE y EEUU

Por Reuters
Acuerdo sobre Boeing y Airbus oculta las fisuras en la relación comercial entre la UE y EEUU
Acuerdo sobre Boeing y Airbus oculta las fisuras en la relación comercial entre la UE y EEUU   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Andrea Shalal

WASHINGTON, 16 jun – Un acuerdo alcanzado el martes para iniciar una tregua de cinco años en la disputa entre Estados Unidos y la UE sobre los subsidios a las aeronaves reflejó progresos, pero la relación comercial sigue siendo frágil y hay muchos desacuerdos sin resolver, dijeron diplomáticos y expertos en comercio.

Las dos potencias económicas acordaron poner fin a aranceles sobre 11.500 millones de dólares a bienes estadounidenses y de la UE durante su batalla por los subsidios a los aviones Boeing Co y Airbus SE, para centrarse en luchar contra la clara ambición de China de construir y vender sus propios aviones comerciales.

Pero Estados Unidos advirtió que podría volver a imponer aranceles “si ya no competimos en igualdad de condiciones”. Esa advertencia se relaciona con las grandes diferencias pendientes sobre los impuestos a las grandes empresas tecnológicas estadounidenses, los aranceles al acero y el aluminio y las reformas de la Organización Mundial del Comercio, según expertos.

El hecho de que las dos partes no lograran llegar a una solución permanente a la disputa por los subsidios a los aviones, después de meses marcados por el optimismo de funcionarios de alto rango, demostró cuán profundas son sus diferencias.

“No es tan buena como podría o debería ser”, dijo una fuente diplomática sobre la tregua de cinco años. “Básicamente han pateado esto para más adelante”.

Las tensiones también son evidentes porque el gobierno de Joe Biden ha sido lento en la revisión de los aranceles y otras políticas introducidas por el expresidente Donald Trump. Algunos diplomáticos europeos están frustrados. Muchos roles clave en la oficina del Representante Comercial de Estados Unidos siguen sin ser desempeñados, lo que complica las negociaciones. DISPUTASOBREACERO Y ALUMINIO

En la cumbre, Washington y Bruselas también acordaron discutir los aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio de la UE antes de fin de año y abordar el exceso de capacidad en el mercado en general, especialmente de China. Pero las perspectivas de un acuerdo sobre el término de los aranceles parecen mínimas.

Agrupaciones y sindicatos de la industria siderúrgica estadounidense han instado al gobierno de Biden a mantener los aranceles del 25% al ​​acero y del 10% al aluminio impuestos hace tres años bajo la administración Trump.

Los aranceles estadounidenses afectan a las exportaciones de metales de la UE por un valor de 6.400 millones de euros. La Comisión Europea, que quiere que se eliminen, está impugnando los aranceles estadounidenses en la OMC.

Un alto funcionario comercial de Estados Unidos dijo a periodistas el martes que el problema sería “difícil” de resolver.

El funcionario de la UE dijo que Washington se negó rotundamente a aceptar levantar los aranceles al acero y el aluminio antes del 1 de diciembre, pero dijo que Washington reconocía que el problema es “algo que crea tensiones y que debe abordarse”.

En una medida conciliadora, la Comisión Europea, que supervisa la política comercial de la UE, suspendió el mes pasado hasta el 1 de junio la duplicación de los aranceles de represalia sobre las motocicletas Harley-Davidson Inc., el whisky estadounidense y las lanchas durante seis meses, y se abstuvo de gravar más productos estadounidenses.

Estados Unidos está presionando por un acuerdo sobre un impuesto corporativo mínimo global, que podría ayudar a avanzar en las negociaciones multilaterales sobre impuestos digitales.

Pero Washington le dijo a Francia, Italia y otros países que enfrentarán otros aranceles si implementan impuestos nacionales a los servicios digitales, los que según Estados Unidos apuntan injustamente a sus empresas, si no se alcanza un consenso internacional.

Los funcionarios estadounidenses también han expresado su profunda preocupación por los proyectos anunciados por la UE que requerirían que las empresas de tecnología estadounidenses como Google de Alphabet Inc, Apple Inc y Facebook Inc proporcionen mucha más información, incluso sobre adquisiciones, según una fuente de la administración.