Última hora
This content is not available in your region

El Kremlin culpa al "nihilismo" de la población tras récord de infecciones de COVID en Moscú

Por Reuters
El Kremlin culpa al "nihilismo" de la población tras récord de infecciones de COVID en Moscú
El Kremlin culpa al "nihilismo" de la población tras récord de infecciones de COVID en Moscú   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

MOSCÚ, 18 jun – El Kremlin achacó el viernes el aumento de los casos de COVID-19 a la reticencia a vacunarse debido al “nihilismo”, después de que un récord de 9.000 nuevas infecciones en la capital avivara el temor a una tercera oleada.

Rusia, el país más grande del mundo en superficie, registró 17.262 nuevas infecciones por coronavirus en todo el país.

El alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, amplió las restricciones que había impuesto anteriormente, entre las que se incluyen la prohibición de celebrar actos públicos con más de 1.000 personas, el cierre a las 11 de la noche de cafés y restaurantes, y el cierre de las zonas de aficionados creadas con motivo del campeonato europeo de fútbol.

Sobyanin dijo a principios de esta semana que Moscú, donde viven 13 millones de personas, se enfrentaba a una nueva variante del coronavirus, más agresiva e infecciosa, y que la situación en la ciudad se estaba deteriorando rápidamente.

No está claro si se refería a la variante Delta, identificada por primera vez en la India y que ha provocado un resurgimiento de casos en Reino Unido.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que el presidente Vladimir Putin estaba siguiendo de cerca la situación.

Al pedírsele comentarios sobre el aumento de los casos, Peskov culpó a la “naturaleza astuta” del virus, en referencia a sus mutaciones, así como al “nihilismo total y al bajo nivel de vacunación”.

En una reunión informativa, rechazó la idea, planteada por algunos críticos, de que los rusos eran reacios a vacunarse porque desconfiaban de las autoridades.

Hasta el 2 de junio, el último recuento disponible, solo 18 millones de rusos habían recibido al menos una dosis de la vacuna hasta el momento: una octava parte de la población, lo que supone un porcentaje muy inferior al de la mayoría de los países occidentales.

Las autoridades de Moscú ordenaron esta semana que todos los trabajadores con funciones de cara al público se vacunen.

Sobyanin dijo el viernes que esperaba que el Gobierno de la ciudad empezara a inocular a los trabajadores inmigrantes con Sputnik Light —una dosis única de la vacuna Sputnik V— a principios del mes que viene.

No obstante, también dijo que era “de vital importancia” empezar a administrar más dosis de refuerzo, lo que en la práctica supone una tercera dosis. Dijo que él mismo acababa de recibir una dosis de refuerzo, después de haber sido vacunado completamente con dos dosis hace un año.

Dijo que las terceras dosis que se ofrecían eran una repetición de la primera dosis de la vacuna Sputnik V, que consiste en dos inyecciones.