Última hora
This content is not available in your region

Rusia acusa a Reino Unido de mentir descaradamente sobre un incidente en el Mar Negro

Por Reuters
Britain says: don't get carried away by warship spat with Russia
Britain says: don't get carried away by warship spat with Russia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Guy Faulconbridge y Maxim Rodionov

LONDRES / MOSCÚ, 24 jun – Rusia acusó el jueves a Reino Unido de difundir mentiras descaradas sobre un incidente en el Mar Negro en el que Moscú dijo que había hecho disparos de advertencia y lanzado proyectiles en el camino de un destructor británico frente a la costa de Crimea, anexionada a Rusia.

Rusia convocó a la embajadora británica en Moscú para someterla a una reprimenda diplomática formal después de que el buque de guerra violara lo que el Kremlin dice que son sus aguas territoriales, pero que Reino Unido y la mayor parte del mundo dicen que pertenecen a Ucrania.

Londres dijo que Rusia está propagando inexactitudes y rebatió la versión rusa, diciendo que no se habían hecho disparos de advertencia y que no se habían lanzado bombas al paso del destructor Defender de la Royal Navy.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia convocó a la embajadora Deborah Bronnert para someterla a una “dura demarcación” jerga diplomática para una reprimenda, mientras que la portavoz ministerial Maria Zakharova acusó a Londres de sostener “mentiras descaradas”.

El ministro de Asuntos Exteriores británico, Dominic Raab, dijo a los medios durante una visita a Singapur: “No se hicieron disparos contra el HMS Defender”.

“El barco de la Royal Navy estaba realizando un paso inocente por aguas territoriales ucranianas. Lo estábamos haciendo de acuerdo con el derecho internacional y la caracterización rusa es previsiblemente inexacta.”

Según el derecho internacional marítimo, el conocido como “paso inocente” permite a un buque atravesar las aguas territoriales de otro Estado siempre que ello no afecte a su seguridad.

Rusia arrebató y anexionó la península de Crimea a Ucrania en 2014 y considera que las zonas alrededor de su costa son aguas territoriales rusas. Los países occidentales consideran que Crimea forma parte de Ucrania y rechazan la reclamación rusa de los mares que la rodean.

El Mar Negro, que Rusia utiliza para proyectar su poder en el Mediterráneo, ha sido durante siglos un punto de conflicto entre Rusia y sus competidores, como Turquía, Francia, Reino Unido y Estados Unidos.

LA COSTADELMARNEGRO

Durante la guerra de Georgia de 2008, Rusia mostró su enfado con los buques de guerra estadounidenses que operaban en el Mar Negro, y en abril Estados Unidos canceló el despliegue de dos buques de guerra en la zona.

Tanto el presidente ruso, Vladimir Putin, como el presidente estadounidense, Joe Biden, afirman que los lazos entre los dos antiguos enemigos de la Guerra Fría están en un punto bajo tras diversas disputas por espionaje, piratería informática, intromisiones electorales, Ucrania, Bielorrusia y los derechos humanos.

Los lazos entre Londres y Moscú están congelados desde el envenenamiento en 2018 con un agente nervioso de desarrollo soviético conocido como Novichok del agente doble Sergei Skripal, un topo que reveló la identidad de cientos de agentes rusos al servicio de espionaje exterior británico, el MI6.

Rusia dijo que el barco británico se había aventurado hasta 3 km (2 millas) en aguas rusas cerca del Cabo Fiolent, un punto de referencia en la costa sur de Crimea, cerca del puerto de Sebastopol, sede de la flota de la Armada rusa en el Mar Negro.

Reino Unido trató de restar importancia al incidente del buque de guerra, al tiempo que acusó a Moscú de desinformación.

“Esto es algo que sucede a menudo con Rusia: la desinformación. La desinformación es algo que hemos visto regularmente”, dijo el secretario de Estado de Defensa británico, Ben Wallace. “No nos sorprende, contamos con ello”.

La emisora británica BBC difundió imágenes del barco que mostraban a un oficial ruso advirtiendo que dispararía si el barco británico no cambiaba de rumbo. Rusia difundió imágenes filmadas desde un bombardero ruso SU-24 que volaba cerca del barco británico.