Última hora
This content is not available in your region

Debate entre moderados y duros del BCE se enciende en torno a reducción de estímulo

Por Reuters
Debate entre moderados y duros del BCE se enciende en torno a reducción de estímulo
Debate entre moderados y duros del BCE se enciende en torno a reducción de estímulo   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

FRÁNCFORT, 28 jun – Los funcionarios del Banco Central Europeo iniciaron el lunes un debate público sobre el fin del programa de compra de bonos de emergencia lanzado al inicio de la pandemia del coronavirus el año pasado, lo que evidenció las divisiones entre las autoridades de línea moderada y dura de la entidad.

El alemán Jens Weidmann de Alemania y el austriaco Robert Holzmann se convirtieron en las primeras autoridades del BCE que debatieron abiertamente la posibilidad de reducir el programa de compras de emergencia para la pandemia (PEPP) de cara a la mejora de la economía.

Ambos gobernadores de bancos centrales son abiertamente de línea dura, es decir, están a favor de una política monetaria más restrictiva para mantener la inflación bajo control.

“En mi opinión, (2022) ya no sería un año de crisis si se confirman esencialmente las suposiciones sobre el curso de la pandemia y las expectativas sobre sus efectos económicos”, dijo Weidmann a través de una videollamada en un evento bancario en Alemania.

“Para no tener que terminar el PEPP repentinamente (…) las compras netas podrían reducirse paso a paso por adelantado”, agregó.

Holzmann se hizo eco de las expectativas del mercado de que el PEPP finalizará lo antes posible, en marzo de 2022.

“No lo sabemos todavía, pero por el momento parece que el final es en marzo”, dijo en un evento virtual de UBS.

El italiano Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del BCE y un moderado que favorece una política más expansiva para estimular la actividad económica, advirtió sobre no retirar el apoyo demasiado pronto, ya que la pandemia aún no ha terminado.

“La experiencia muestra que intentar reducir el ritmo de compra de activos demasiado pronto conduciría a un endurecimiento de las condiciones de financiación y un mayor ritmo de compras más adelante”, afirmó.

Weidmann también dijo que las nuevas compras de bonos bajo PEPP solo deberían terminar cuando se hayan levantado las principales restricciones económicas y la recuperación esté sólidamente en marcha.

El BCE se ha comprometido a continuar con el PEPP “hasta que juzgue que la fase de crisis del coronavirus ha terminado”, pero no ha explicado cómo tomará esa decisión.

Panetta dijo que el BCE debería conservar la capacidad de brindar apoyo monetario donde más se necesita, incluso después de que se detenga el programa de emergencia pandémica, una perspectiva que también mencionó Holzmann.

“El programa de compras de emergencia pandémica ha mostrado los beneficios de las políticas monetarias flexibles cuando las diferencias en las condiciones de financiamiento entre países representan un obstáculo persistente para el mecanismo de transmisión”, dijo Panetta.

Esos comentarios podrían llevar al italiano a un choque con miembros influyentes del comité, como Isabel Schnabel y Weidmann, quienes han argumentado en contra de mantener toda la flexibilidad del PEPP más allá de la crisis actual.

Panetta, sin embargo, no está solo. El director del banco central francés, Francois Villeroy de Galhau, también ha defendido “flexibilidades adicionales” en la compra de bonos después de la crisis, particularmente en términos de volúmenes y asignación de fondos.