Última hora
This content is not available in your region

La variante delta y la ausencia de británicos dañan al turismo europeo

Por Reuters
Rising Delta virus, absent Brits dampen Europe's tourism hopes
Rising Delta virus, absent Brits dampen Europe's tourism hopes   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Catarina Demony y Sarah Young

LISBOA/LONDRES, 1 jul – La temporada turística de verano, vital para las economías del sur de Europa, no será tan intensa como se esperaba, ya que la variante delta del coronavirus se está extendiendo y los obstáculos para viajar hacen que los británicos y otros amantes del sol se queden en casa.

El pasaporte Covid de la Unión Europea, introducido el jueves, puede ayudar a algunos a viajar, pero la afluencia a los destinos turísticos, desde Portugal hasta Croacia, se mantendrá muy por debajo de los niveles normales, poniendo en peligro las empresas y los puestos de trabajo en el sector de la hostelería.

“La recuperación del turismo en Portugal se ha detenido”, dijo Raul Martins, director de la asociación hotelera AHP del país, en relación con las nuevas restricciones a los viajes desde Reino Unido y Alemania, mercados normalmente lucrativos para las playas, los restaurantes y los clubes portugueses.

La variante delta del coronavirus, de rápida propagación, está provocando un aumento de los casos en Albufeira, el polo turístico del Algarve, y es responsable de más de la mitad de las nuevas infecciones en la capital, Lisboa.

A esto hay que añadir la decisión británica del mes pasado de eliminar a Portugal de su “lista verde” de destinos y la medida alemana de frenar los viajes a este país justo antes de la introducción de los certificados de la UE que demuestran la doble vacunación o la ausencia de COVID de los turistas.

Incluso antes de la decisión alemana y de la reciente norma portuguesa de poner en cuarentena a los viajeros británicos no vacunados, los hoteles de la zona preveían unas tasas de ocupación de sólo el 43% este mes y del 46% en agosto. Según AHP, los hoteles serían más pesimistas si se les encuestara ahora.

Salvo algunos puntos positivos, el sector está observando el mismo patrón en todo el sur de Europa: mejor que el verano perdido de 2020, pero apenas la mitad de la actividad que se esperaría normalmente antes de la pandemia.

En Grecia, donde el turismo representa una quinta parte de la economía, el banco central citó esta semana la preocupación por las nuevas variantes al recortar las previsiones de ingresos por turismo para 2021 del 50% al 40% de las de 2019, cuando se recibió un récord de 33 millones de visitantes.

Grigoris Tassios, jefe de la Asociación de Hoteleros de Grecia, dijo que la tasa de ocupación media en los hoteles de todo el país era actualmente del 35-45%, una tasa que prevé hasta principios de julio.

“Las reservas se han congelado claramente debido a la incertidumbre sobre el COVID y, en particular, la variante delta últimamente”, dijo.

España es un poco más optimista, ya que ha aumentado su estimación para el número de turistas de este año a 45 millones de visitantes —alrededor del 54% de los niveles de 2019— desde los 42 millones que predijo hace un mes.

El Ministerio de Turismo se mostró el miércoles especialmente optimista sobre el mercado alemán, esperando que el número de turistas alemanes alcance los 3,8 millones este año, un 77% de las cifras de 2019.

Mientras tanto, Mallorca y el resto de las islas baleares se están beneficiando de la medida adoptada el 30 de junio por el Reino Unido para que los británicos puedan visitarlas sin tener que pasar la cuarentena a su regreso: las reservas aéreas allí se sitúan en el 80% de los niveles anteriores a la pandemia.

“Desde que se levantaron las restricciones para los turistas británicos, éstos han vuelto. En las primeras 24 horas, hemos tenido reservas equivalentes a 10 días de 2019″, dijo un portavoz de la cadena española Meliá Hotels.

SALVAR EL VERANO

En los países del norte de Europa que acogen a los que buscan el sol, los sectores turísticos están presionando a los Gobiernos para que encuentren formas seguras de disponer de más destinos, y rápidamente.

El plan británico de reanudar los viajes en mayo, tras más de cuatro meses de bloqueo, ha decepcionado enormemente a los operadores turísticos, ya que sólo un número limitado de pequeños destinos figuran actualmente en su “lista verde” de viajes libres de cuarentena.

“Este no es el reinicio significativo de los viajes internacionales que la industria necesita desesperadamente”, dijo un portavoz de ABTA, el organismo de la industria del Reino Unido que representa a 4.300 marcas de viajes.

Insta al Gobierno británico a que haga realidad las propuestas de relajar las normas de cuarentena para las personas totalmente vacunadas que visiten países de la “lista ámbar” como España y Francia.

“Pero es necesario que esto ocurra pronto para que las empresas puedan salvar lo que queda de la temporada alta de verano, semanas cruciales que representan dos tercios de los ingresos de las empresas de viajes”, dijo el portavoz.

Uno de los principales quebraderos de cabeza del sector británico es hacer frente a los cambios repentinos de las normas en los países de destino: Malta, por ejemplo, prohibió el martes a los visitantes británicos que no estuvieran completamente vacunados.

El sector de los viajes en Alemania también exige claridad tras la decisión de declarar a Portugal “zona de variantes del virus”, una medida que implica una cuarentena de 14 días para los viajeros. Los líderes del sector advirtieron esta semana al Gobierno de que cualquier medida para incluir a países como Grecia y España en esa franja sería devastadora.

“Este debate actual sobre otros posibles cambios está desconcertando innecesariamente a la gente y dañando la confianza”, dijo Thomas Bareiss, comisario federal de turismo del Gobierno alemán.

Algunos siguen siendo optimistas. Tomas Dvorak, economista de Oxford Economics, dijo que el sur de Europa aún podría recuperar a finales de año alrededor del 85% de sus niveles de 2019 si las campañas de vacunación continúan intensificándose y reducen las infecciones en general.

Sin embargo, un informe de McKinsey de esta semana ha presentado un panorama muy duro de los daños que sufrirá la economía de la región, ya que en algunos casos no es probable que el turismo extranjero se recupere por completo antes de 2024-2025.

Se calcula que Portugal perderá unos 52.000 millones de euros de ingresos entre 2020 y 2023 —el equivalente a una cuarta parte de su PIB total de 2019— y que hasta 600.000 puestos de trabajo podrían verse afectados.

En el caso de España, el informe señala que el turismo internacional podría no recuperarse hasta 2025, lo que pondría en peligro 4,4 millones de empleos directos e indirectos. En cambio, Italia se beneficia de un mercado turístico nacional más resistente y se recupera antes, en 2024.

Aunque un estudio de la ONU acogió esta semana el pase de la UE COVID-19 como un raro ejemplo de armonización de los países en materia de viajes, no será suficiente para rescatar el verano europeo.

Capital Economics afirma que no elimina las limitaciones para quienes no están totalmente vacunados —lo que significa que muchos viajeros, incluidos los niños, tendrán que seguir sometiéndose a las pruebas de COVID-19— y que las normas específicas de viaje siguen siendo establecidas por los Gobiernos nacionales.

Este es un punto que resuena en Portugal, todavía afectado por las restricciones de viaje alemanas.

“Hay diferentes países y cada uno quiere mostrar su soberanía”, dijo Martins, de la AHP. Creemos que el certificado funcionará, pero hay países que dicen ‘mi casa, mis reglas’”.