Última hora
This content is not available in your region

El Vaticano lleva a juicio a 10 personas, entre ellas un cardenal, acusadas ​​de delitos financieros

Por Reuters
Vatican judge indicts 10, including a cardinal, for alleged financial crimes
Vatican judge indicts 10, including a cardinal, for alleged financial crimes   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Philip Pullella

3 jul – Un prominente cardenal italiano fue una de las 10 personas enviadas a juicio en el Vaticano el sábado acusadas de delitos financieros que incluyen malversación de fondos, lavado de dinero, fraude, extorsión y abuso de poder.

El cardenal Angelo Becciu, un ex alto funcionario de la administración del Vaticano, así como dos altos cargos de la Unidad de Inteligencia Financiera del Vaticano, serán juzgados el 27 de julio por un escándalo multimillonario que involucra la compra por parte del Vaticano de un edificio en un barrio exclusivo de Londres.

El juicio generará mucho interés mediático en la pequeña ciudad-estado rodeada por Roma y ​​parece subrayar la determinación del Papa Francisco de sanar las finanzas del Vaticano.

Becciu, de 73 años, a quien el Papa destituyó el año pasado por presunto nepotismo aunque siempre ha mantenido su inocencia, se convierte en el funcionario del Vaticano de mayor rango acusado de delitos financieros.

El Papa dio personalmente la aprobación requerida la semana pasada para que Becciu sea procesado, según una solicitud de acusación de 487 páginas vista por Reuters. El Vaticano anunció los cargos en un comunicado de dos páginas.

Los cargos contra Becciu incluyen malversación de fondos y abuso de poder. Una italiana que trabajaba para él fue acusada de malversación y el exsecretario del cardenal, el sacerdote Mauro Carlino, fue denunciado por extorsión.

Becciu dijo en un comunicado que fue víctima de una “maquinación” y reafirmó su “absoluta inocencia”.

El abogado de Carlino, en tanto, dijo que su cliente es inocente, que “actuó bajo órdenes” y que le había ahorrado al Vaticano millones de euros. Sostuvo además que comenzar un juicio tan pronto no le da a los abogados defensores el tiempo suficiente para prepararse.