Última hora
This content is not available in your region

Un test prenatal desarrollado con el Ejército chino almacena datos genéticos

Por Reuters
Un test prenatal desarrollado con el Ejército chino almacena datos genéticos
Un test prenatal desarrollado con el Ejército chino almacena datos genéticos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Kirsty Needham y Clare Baldwin

7 jul – Un test prenatal que se realiza a millones de mujeres embarazadas en todo el mundo fue desarrollado por la empresa china de genética BGI Group en colaboración con el Ejército chino y está siendo empleado por la firma para recopilar datos genéticos, reveló una revisión de Reuters de documentos disponibles al público.

El informe es el primero que revela que la empresa colaboró con el Ejército Popular de Liberación (EPL) para desarrollar y mejorar la prueba, que se realiza al principio del embarazo, así como el alcance del almacenamiento y el análisis de los datos por parte de BGI.

Estados Unidos considera que los esfuerzos de BGI por recopilar y analizar datos genéticos humanos son una amenaza para la seguridad nacional.

BGI, la mayor empresa de genómica de China, comenzó a comercializar la prueba en el extranjero en 2013. Con la marca NIFTY, se encuentra entre las pruebas prenatales no invasivas (NIPT) más vendidas del mundo.

Las pruebas analizan una muestra de sangre de una mujer embarazada para detectar anomalías como el síndrome de Down en el feto en desarrollo.

Hasta la fecha, más de 8 millones de mujeres de todo el mundo se han sometido a las pruebas prenatales de BGI. NIFTY se vende en al menos 52 países, entre ellos Gran Bretaña, Europa, Canadá, Australia, Tailandia e India, pero no en Estados Unidos.

BGI usa las muestras de sangre sobrantes enviadas a su laboratorio de Hong Kong y los datos genéticos de las pruebas para investigación de la población, confirmó la empresa a Reuters.

Reuters descubrió que los datos genéticos de más de 500 mujeres que se sometieron a la prueba, incluidas mujeres de Europa y Asia, también se almacenan en el Banco Nacional de Genes de China, financiado por el gobierno, en Shenzhen, que dirige BGI.

Reuters no encontró pruebas de que BGI haya violado los acuerdos o las normas de privacidad. La empresa dijo que obtiene el consentimiento firmado y destruye las muestras y los datos del extranjero después de cinco años. “En ningún momento del proceso de prueba o investigación, BGI tiene acceso a ningún dato personal identificable”, dijo la empresa.

Sin embargo, la política de privacidad de la prueba dice que los datos recogidos pueden ser compartidos cuando son “directamente relevantes para la seguridad nacional o la seguridad de la defensa nacional” en China.

BGI dijo que “nunca se le ha pedido que proporcione ni ha proporcionado datos de sus pruebas NIFTY a las autoridades chinas con fines de seguridad nacional o defensa nacional”.